Opinión

“Dormir contigo es estar sola dos veces”

Ana Clara Ama’bile

Desde Buenos Aires-Argentina Para La Nación de Guayaquil-Ecuador.

Cuando apareces

el fuego me consume las tripas

el aire gélido petrifica mi cuerpo.

Quiero jugar, pero no puedo.

Cuando te vas

Me abraza la vida de muertos de antemano,

Tiemblan mis manos, me escupe la enfermedad,

Me quiebra los huesos el maldito recuerdo.

Cuando somos dos hechos uno

Se eleva mi alma y soy colibrí,

Los colores pintan mis paredes negras

La lengua saborea todos mis manjares.

Es hermoso y cruel a la vez,

Como el sol para los congelados,

Como la lluvia cayendo fina

sobre la tierra que mató la cosecha.

Es preferible no jugar más…

Me rindo antes de apresurar el final,

Me voy con el dolor de lo que nunca fue

Pero con el amor propio intacto.