Ciencia

Dormir boca arriba durante el embarazo un riesgo de tener un mortinato

Aunque la alteración del crecimiento fetal es con mucho la causa más probable, afirman los investigadores.

EE.UU. Las mujeres que duermen boca arriba en los últimos meses de embarazo podrían tener un riesgo relativamente más alto de dar a luz a un mortinato si ya tienen otros factores de riesgo, según sugiere un estudio.
Los expertos enfatizaron que los hallazgos no demuestran que la posición para dormir por sí misma afecte al riesgo de dar a luz a un mortinato.
“Deberíamos ser precavidos a la hora de interpretar los resultados”, dijo el Dr. George Saade, director de medicina materno-fetal de la Rama Médica de la Universidad de Texas en Galveston.

“No podemos concluir que dormir boca arriba provoque el parto de un mortinato, o que dormir de lado lo prevenga”, dijo Saade, que no participó en el estudio.
Pero es plausible que dormir boca arriba pueda contribuir, señaló Saade. Dormir boca arriba puede agravar la apnea del sueño, en la que la respiración se detiene y empieza repetidamente toda la noche, y si un feto ya es vulnerable, la reducción del flujo de oxígeno podría aumentar considerablemente las probabilidades de que nazca muerto, explicó.

La Dra. Adrienne Gordon, investigadora principal del estudio, se mostró de acuerdo en que si la posición en que se duerme contribuye al nacimiento de un mortinato, probablemente sea solamente si están presentes otros factores de riesgo, como puede ser un déficit en el crecimiento fetal.

El nacimiento de un mortinato se refiere a la pérdida del embarazo después de las 20 semanas. Según March of Dimes, aproximadamente uno de cada 160 embarazos termina con un mortinato. Los defectos nacimiento, el crecimiento deficitario del feto y problemas con la placenta son algunas de las causas.

Las mujeres que fuman o tienen hipertensión están en un riesgo mayor que otras, pero a veces no hay explicación para el nacimiento de un mortinato, dijo Saade.
Para ver si la posición al dormir está conectada con el riesgo de parto de un mortinato, el equipo de Gordon estudió a 103 mujeres que habían dado a luz un mortinato en un momento tardío (después de la semana 31 del embarazo) y a 192 mujeres embarazadas que estaban en el tercer trimestre. Hallaron que casi el 10 por ciento de las mujeres que tuvieron un mortinato dijeron que habían dormido de espalda durante el embarazo, incluyendo el último mes. Eso contrasta con solamente el 2 por ciento de las mujeres con embarazos saludables.

Cuando los investigadores tomaron en cuenta otros factores (como fumar y el peso corporal de las mujeres) dormir boca arriba siguió estando vinculado con un aumento del riesgo de dar a luz a un mortinato. (Internet/ La Nación)