Actualidad

Doris Solíz y Ximena Peña cumplirán misión oficial en Estados Unidos

La idea es conocer las acciones que se toman luego de que la Asamblea de Ecuador aprobó la resolución de respaldo a los ecuatorianos migrantes

QUITO. Son 1 millón 200 mil ecuatorianos los que viven en Estados Unidos y que están registrados. Sin embargo, esta cifra puede duplicarse si se toman en cuenta a aquellos que se mantienen de forma irregular, es decir, que esta cantidad de personas representan, apróximadamente, a la población de Guayaquil, que es la ciudad más poblada de Ecuador. Eso, junto con las políticas migratorias impuestas por el gobierno norteamericano, impulsan una serie de acciones en el país con el objetivo de respaldar a los compatriotas obligados a retornar.

Mañana, las asambleístas Doris Solíz, presidenta de la Comisión de Soberanía, Integración, Relaciones Internacionales y Seguridad Integral de la Asamblea Nacional, y Ximena Peña, legisladora por Estados Unidos y Canadá, cumplirán una misión oficial en Estados Unidos. Ahí, se reunirán con los cónsules del área triestatal conformada por Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, que son los estados en donde existe mayor presencia de ecuatorianos.

La idea es conocer las acciones que se toman luego de que la Asamblea de Ecuador aprobó la resolución de respaldo a los ecuatorianos migrantes, que tiene una serie de mecanismos de apoyo a la política a favor de este grupo, pues aunque, según Soliz, no se pueden cambiar las decisiones que adopte un país: “sí es posible incidir y establecer un diálogo”. Para hacerlo aprovecharán los festejos que se realizan el primer domingo de agosto para celebrar la independencia de Ecuador, pues ahí estarán autoridades norteamericanas y ecuatorianas.

La visita también servirá para mantener contacto con la Casa de la Asamblea en Estados Unidos y saber, a ciencia cierta, cuál es el apoyo que se les da a los compatriotas. Además, se reunirán con representantes del Sistema de Naciones Unidas, la Unión Interparlamentaria y autoridades de ese país.

El sábado 5 de agosto, a las 17h00, en Queens, dialogarán con la comunidad migrante, con el objetivo de recoger las inquietudes, pero también informarán lo que se hace desde Ecuador para respaldarles.

Los números encienden alarmas

Las cifras alertan, pues de enero a mayo de este año fueron deportados alrededor de 430 ecuatorianos. Cada semana son medio centenar los que regresan obligados, lo que según Ximena Peña, es suficiente como para tomar acciones inmediatas: “La resolución nos da un camino claro a seguir, para eso está la Ley de Movilidad Humana y cuando tengamos el reglamento hay que ejecutarla”, aseguró.

La oleada de deportaciones abre, nuevamente, el debate sobre las acciones que el país toma para que el retorno forzado se convierta en una posibilidad de reinsertar a quienes llegan a los sistemas económico, educativo y productivo del país. Desde el 27 de junio, cuando se aprobó la resolución, no pasa un día sin que alguna autoridad explique los mecanismos que se adhieren para ejecutar lo que establece el documento.

En Cuenca, Patricio Benalcázar, Defensor del Pueblo subrogante, dijo que vivía “preocupado” por lo que sucede con los migrantes y se quejó de que no existe una oficina de acogida cuando los compatriotas deportados llegan al país. La semana pasada, el Director de la Aviación Civil, dio una esperanza de que ese impasse tendría una solución. (Asamblea/LA NACIÓN)