Opinión

¿Dónde está la plata? La historia.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Con la captura de Carlos Polit, en la ciudad de Miami Florida, US. se va develando que los mañosos siempre fueron ellos, los revolucionarios de manos limpias, mentes lúcidas y corazones ardientes, pero para saquear todos los recursos públicos, con total impunidad, se  secuestraron todas las instituciones, incluidas las Fuerzas Armadas, Policías, órganos de control cómo la Contraloría, que les extendía certificados de honorabilidad, fiel cumplimiento de los contratos y los exoneraba de cualquier glosa, informes de responsabilidad administrativa, civil y/o penal.

Ciertamente que, para diseñar todas estas estructuras criminales, el Jefe de todos los pillos y delincuentes, fue el PhD, máster, doctor honoris causa veinte veces, el honradísimo Rafael Vicente Correa Delgado.

Quién para que nada escape de su control, declaró públicamente que el era el Jefe de todas las funciones y, por lo tanto, nada podía hacerse sin su venía y control total. Para poder manejar los hilos del poder, creo toda una red de espías y esbirros, quienes actuaban de perros sabuesos, para que allí donde alguien pellizcaba algún contrato, coima o sobornos, el 50% era para el Jefe y lo demás para los perros, ratas y parásitos.

Las denuncias de los aviones de la presidencia, hacia destinos desconocidos, otros hacia paraísos fiscales, llevando miles de millones de dólares y sepa Dios, cuantías y tantas cosas más, como lingotes de oro, bonos del tesoro de los EEUU,  acciones etcétera, es una investigación que no puede seguir sin que se la entregue al país, o pasará en calidad de leyenda, a formar parte de la historia negra de nuestra Nación, como aquella fábula del tesoro de Atahualpa, supuestamente enterrado en los Llanganates, pero en la historia del más grande atraco de los revolucionarios y socios vivos, los pilotos que llevaron los aviones están vivos, nunca se los puso ante el polígrafo o detector de mentiras, son oficiales en servicio pasivo, jamás los han llevado a confesión judicial, nada se dice del manifiesto de vuelo, la contraloría y la dirección de aviación civil, escondió o destruyó los planes de vuelo, la acompañante bandida doña Luisa, nunca se ha referido ni nadie se atreve desde la prensa, a interrogarla, para que vomite lo que sabe, y por lo que tanto sabe y es cómplice es la candidata a la Presidencia del país de Macondo, de Alicia y el país de las maravillas del robo y el saqueo, y de los siete enanos incluido el protegido de la DEA, que se creía Tarzán de Bonsay..

La confesión de José C. Santos, Jefe de la banda de corruptores, que el cínico del ex Fiscal General Galo Chiriboga, con una sonrisa de calavera, gritaba: ¿ustedes si saben quiénes son los corruptores? Yo si lo sé Odebrecht! para a reglón seguido, todos incluidos él, la contraloría, el propio Glas y Correa, ponerles la alfombra roja, para con cara de cínicos con diarrea crónica, recibir los millones del soborno en sobres, cajas, transferencias y dinero en efectivo…pero entregado a ellos los pillos criollos, pero de nosotros los ecuatorianos, porque no salían del bolsillo de los brasileros cuyo padrino Luis Ignacio Mula De Silva, rogó al prófugo y criminal de Correa, para que los perdone y los vuelva a contratar para que nos dé haciendo todas esas obras y construcciones de porquería o aquellas fantasmas, como la refinería del Pacífico…

Pólit se llevó parte de los atracos a US. Otros delincuentes también lo hicieron, los involucrados en el tema de los seguros, otros como la rata de Nilsen Arias, pillo confeso, contratado en la era que parte de los miembros de la Armada del Ecuador, manejó Petroecuador, también trasladó parte de esos atracos por el país que todos odian, pero que sueñan con vivir y llevarse sus fortunas mal adquiridas…

¿Y el resto, los más de veinte mil millones que se robaron dónde están? ¿Por qué la mayoría que están en instituciones claves como la UAFE, Superintendencia de Bancos, ¿dicen nada? ¿Por qué no efectúan una colaboración eficaz con otras instituciones extranjeras, fiscalías y similares, para seguir el rastro de estos criminales y desvergonzados, que juegan al paso del tiempo y del olvido, para luego presentarse como Alejandro Dumas en su obra el Conde de Montecristi, como millonarios y grandes emprendedores?…

Y aquí doña Diana Salazar la actual Juana de arco y Fiscal General, nos falló, porque como directora de la UAFE, no tuvo el olfato o le faltó carácter y pantalones, para acusar a todos estos pillos, o quizás luego como Fiscal General, es que sabiendo lo que no se atrevió a decir en la UAFE, abrió en la fiscalía el caso Metástasis, purga, plaga, Jaguar, etcétera…

¿Pero dónde está la plata? Y mientras aquello siga siendo una incógnita, todos incluidos los honorables banqueros criollos, serán cómplices de la peor era de impunidad y podredumbre, de nuestra saqueada Nación, y porqué nadie le exige a US, nos devuelvan, aunque sea esos picos millones que se robaron los Pólit, ¿Arias, Ribas y compañía?

El que sabe cómo escondieron la plata a través de una cadena de compañías en Panamá, Dubái y otros paraísos fiscales es Mera, todo está en los papeles de Panamá y los juicios de Petroecuador en EE. UU. Mera, muy pronto cumplirá la leve condena que le impusieron, y se irá a disfrutar lo robado.

Semper Fi.