Internacional

Donald Trump visitará Reino Unido en julio: ¿continuará su “relación especial”?

Después de varias cancelaciones, la Casa Blanca anunció este jueves que el presidente estadounidense visitará las islas britpanicas el 13 de julio en una ‘visita de trabajo’.

El 26 de abril, la Casa Blanca anunció que Donald Trump visitará el Reino Unido el 13 de julio en su primera visita oficial a Londres desde su inauguración.

Desde hace muchos años, Estados Unidos y Reino Unido han mantenido una llamada “relación especial”, un término acuñado por primera vez por Winston Churchill en un discurso de 1946. Con cada sucesión presidencial, se notan alteraciones menores en esta relación, pero los dos lados siguen enfatizando su calidad “especial”.

Con la elección de Donald Trump, la primera ministra británica Theresa May se comprometió a crear una “nueva relación especial” entre los dos países, una política que ha provocado mucha polémica en la nación europea.

En el contexto de la visita del presidente francés Emmanuel Macron a Estados Unidos, y la supuesta buena relación entre los dos presidentes, Reino Unido es ansioso por reafirmar su posición de aliado más importante de Estados Unidos.

En enero del año pasado, May se convirtió en la primera líder mundial a reunirse con Trump. La visita, como todas las visitas a la Casa Blanca, fue sujeto de mucho escrutinio. Los medios británicos se enfocaron en imágenes de los lideres agarrándose las manos. Algunos lo calificaron de embarazoso, otros proclamaron que demostró el principio de esta “nueva relación especial”.

La visita será una “visita de trabajo” según varios medios británicos, lo que significa que Trump no será honrado con un banquete en el Palacio de Buckingham, ni con una procesión en carruaje por ‘The Mall’. Barack Obama y George W Bush recibieron este honor en la capital británica.

Rajaduras en la “relación especial”
En noviembre del año pasado, la primera ministra británica fue víctima de una de las diatribas increíbles de Trump en Twitter. El portavoz de May había criticado varios retweets de una activista extrema derechista británica que aparecieron en el perfil de Trump. Jayden Fransen, autora de los tweets y vice-líder del grupo ultraderechista ‘Britain First, fue encarcelada por delito motivado por discriminación en marzo de 2018.

Trump reaccionó con indignación ante las críticas de May, twitteando: “Theresa May, que no se enfoque en mí, que se enfoque en el destructivo terrorismo del islam radical que tiene lugar en Reino Unido. ¡Nosotros estamos bien!”.

Trump y Khan tienen una dificultosa relación, particularmente después de que el presidente estadounidense criticara la respuesta de Khan frente a los atentados en London Bridge en junio de 2017. Varios comentaristas acusaron a Trump de haber criticado a Khan porque es el primer alcalde musulmán de una capital europea.

Tras el anuncio de la Casa Blanca, Khan insinuó en un tweet que el presidente estadounidense puede esperar protestas en Londres durante su visita: “Si viene a Londres, el presidente Trump conocerá una ciudad abierta y diversa, que siempre ha escogido la unidad en vez de la división, y la esperanza en lugar del miedo. Verá sin duda que, para los londinenses, el valor de la libertad de expresión es de gran importancia”.

Protestas
Trump tenía una vista prevista para febrero de 2018, pero anunció su anulación un mes antes. El presidente estadounidense, cuya madre era británica, aseguró que había anulado la visita porque la administración del expresidente Barack Obama vendió la anciana embajada estadounidense en Londres, “la mejor ubicada embajada” de la ciudad, antes de comprar una nueva por 1.2 billones de dólares, según Trump. La venta del edificio fue autorizada durante el mandato de George W Bush.

1.8 millones de británicos habían firmado una petición exigiendo la retracción de la invitación, mientras que 80.000 personas se unieron a un evento de Facebook planeando protestas por su visita. Varios medios en Reino Unido sugirieron que las protestas fueron el motivo real detrás de su decisión de anular la visita.

En un evento de Facebook que planea protestas por esta visita, creado por el reconocido comentarista político inglés, Owen Jones, y el grupo Stop Trump Coalition, más de 120.000 personas ya se han unido.