Internacional

Donald Trump culpa a Biden de provocar un “baño de sangre” en la frontera entre Estados Unidos y México

Donald Trump, expresidente de Estados Unidos y candidato presidencial del Partido Republicano, acusó a Joe Biden de provocar un “baño de sangre” en la frontera entre EE. UU. y México con «saqueos, violaciones y matanzas». Además, aseguró que la llegada de migrantes bajo el Gobierno demócrata es una “amenaza” que deja al país “en ruinas”.

“Estoy hoy ante ustedes para denunciar el baño de sangre en la frontera de Joe Biden, eso es lo que es”, aseguró Trump, quien, además, culpó a los demócratas por intentar “desinformar” cuando en marzo dijo que habría «un baño de sangre» si no gana las elecciones de 2024 durante un mitín en Grand Rapids, Michigan.

Trump concluyó el mitín y aseguró que ganará las elecciones, pese a que las encuestas no son concluyentes hasta el momento.

Donald Trump ataca a Joe Biden

Durante el discurso de Trump, el Comité Nacional Republicano puso en funcionamiento la página web BidenBloodbath.com, la cual emite una advertencia sobre una «invasión» que, según afirman, ha sido incitada por Joe Biden.

Trump describió a los migrantes en situación irregular como «animales» y los culpó de varios asesinatos, que incluye el de una adolescente llamada Ruby García, quien, de acuerdo con él, fue víctima de «un monstruo que había sido previamente deportado del país y regresó».

El expresidente republicano también lanzó duras críticas hacia Joe Biden, sugirió que, bajo su administración, «cada estado es ahora un estado fronterizo y cada ciudad es ahora una ciudad fronteriza», debido a la supuesta entrada de «carnicería, caos y matanza» al país. Prometió terminar con el «saqueo, la violación, la matanza y la destrucción» mediante una amplia deportación de migrantes en situación irregular.

Aunque los cruces ilegales de la frontera entre Estados Unidos y México han registrado cifras sin precedentes durante la presidencia de Biden, los datos indican una disminución de los delitos violentos en todo el país.

En un esfuerzo por disipar cualquier duda sobre su capacidad para continuar al mismo ritmo, Trump, con 77 años, encima realizó mítines en Michigan y, posteriormente, en Wisconsin. Ambos estados son considerados cruciales para las elecciones, lo que destaca su estrategia para consolidar el apoyo en áreas clave.

El mitin realizado en Michigan tuvo lugar en el mismo sitio donde se concluyó su campaña de 2016. En aquel momento, el candidato republicano logró un triunfo inesperado en el estado frente a Hillary Clinton y obtuvo el acceso a la presidencia de Estados Unidos.

En el año 2020, el evento se llevó a cabo nuevamente en Grand Rapids. Sin embargo, en esta ocasión, Michigan mostró su preferencia por Joe Biden. El candidato demócrata consiguió reconquistar a varios sectores de su electorado: los votantes blancos de los suburbios, los trabajadores afiliados a sindicatos y la amplia comunidad afroamericana del estado.

Por:  LA REPÙBLICA PERÙ