Opinión

Don Guillermo Lasso Mendoza, Presidente del Ecuador:

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil.

Realmente haber lanzado tu filípica de que León Febres Cordero rescató a Guayaquil de manos de los piratas, generalizando  de que aquellos que fuimos antecesores a León, podríamos estar en esa categoría, cuando fueron los Bucaram Ortiz ( Abdalá y Elsa) quienes convirtieron el Municipio en una cloaca, y luego de la remoción de Abdalá en botín político el propio León, al desconocerme  como el legítimo sucesor, pues así correspondía de conformidad con la Ley de Régimen Municipal, y provocar que los partidos CFP y Frente Radical Alfarista, como buitres impongan el reparto del Municipio, caso contrario no formarían mayoría en el Congreso Nacional, que en aquella época presidían  Averroes Bucaram e Iván Castro Patiño, lo que provocó  que yo salga de la Alcaldía,  para que Jorge Perrone la asuma, dejando  que su delfín Jaime Nebot desde la gobernación brille sin que nadie le haga sombra, como fue mi fugaz paso por la administración municipal, en que me opuse a las unidades ejecutoras, porqué con la Prefectura, Municipio y el Gobierno podíamos por administración directa ejecutar la vía perimetral…, y por no aceptar que yo asuma la responsabilidad de importar los recolectores de basura reconstruidos en México, que fue la causa de qué Torbay, y otros,  fugaran hasta que prescriba la pena por el negociado de los recolectores, y como le dije a Torbay: prefiero irme a mi casa y andar con la frente en alto, que andar por los techos, por solapar porquerías como las que me proponen.

Y ahora resulta que mi amigo, por el que no escatimé ni mi propia seguridad, con tal de enfrentar y combatir a cualquier adversario o enemigo que se interpusiera en su ruta hacia la Presidencia, me incluya en esa bolsa de piratas, que en efecto atracaron los fondos de la administración municipal, y en ese genérico, cómodamente solapados, ahora resultan los salvadores de Guayaquil, porqué supieron amarrar con los órganos de control, el manejo de contratos, fundaciones, empresas etcétera.

Si yo también soy un pirata, no puedo aceptar representar al Ecuador, ante ningún organismo, peor ante otra nación, lo que me obliga a declinar tu propuesta para tal representación ante la República Argentina.

Así mismo ahora entiendo, porque no cumpliste tu promesa de que si tú eras Presidente, yo sería tú ministro de Defensa, tú lo dijiste, jamás te lo pedí, y hay testigos, así como también ahora entiendo, que elaboraste una escogida lista de invitados, la mayoría de las altas esferas económicas, y que piratas como yo, en definitiva, quizás un pobre pendejo, no era propio para tu selecto grupo de iluminados y escogidos personajes.

Bueno no te preocupes Don Guillermo, ya eres presidente, y hasta que se cumpla tu período, puedes darte muchos lujos y premiar a tú círculo, que a diferencia del de Correa, no es rosa, pero todavía por lo rancio, pronto pintará el color.

Te deseo lo mejor, y lamento este exabrupto de tu parte pues sin ser íntimos, creí que éramos amigos.

Bendiciones y éxitos en tu gestión como Presidente, y ojalá tus amigos ricos y otros adulones, te sean suficientes para lograr alcanzar tus sueños y metas.