Opinión

DON CORLEONE CORREA

El padrino,  jefe de la banda mafiosa ecuatoriana sale a defender a su ahijado sin sotana,  pero trata  de sorprender y confundir al país,  insinuando que el  cura delincuente «no es santo de su devoción» , por qué tanta hipocresía y cuanta doble  moral, cuando acusa al gobierno que nos impuso  mediante apagones y la mano negra de Don Cheto Pozo, de  «Persecución Política» protegiendo  a un posible delincuente detenido con las manos en la masa,  acusado de  tramitar y gestionar  nombramientos para altos cargos públicos con supuestas influencias cobrando millonarias cantidades de ese billete verde criminalizado por los revolucionarios socialistas pero que en el fondo tanto lo aman y atesoran con infinito amor.

El cura Tuarez es un presunto delincuente, sacerdote renegado y suspendido, su situación eclesiástica y moral fue advertida por su congregación religiosa, a pesar de aquello obtuvo la mayor votación popular, apadrinado por la mafia verde flex ocupó la Presidencia del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, institución creada por la «Robolución» Ciudadana para controlar más que toda a la justicia para dejar en la impunidad todos los grandes atracos creando una seudo Democracia degenerada en demagogia populista, participativa, incluyente, abusiva y corrompida que llevaría al país directamente al comunismo internacional hambreador de pueblos, con cientos de nuevos ricos que pasean por el mundo su impudicia por culpa de un gobierno que demostró su total incapacidad  y falta de decisión para  combatir la corrupción .