Opinión

DOMINGO 7

Henry Silva Viteri/Guayaquil

Domingo 7 es una frase muy conocida en Latinoamérica, está relacionada con una situación nada positiva, al contrario se aplica cuando algo malo ha sucedido; tiene su origen, la leyenda, en algún lugar dos amigos estaban caminando por el bosque y se encontraron con unos campesinos que estaban reunidos y cantando “lunes uno, martes dos, miércoles tres, jueves cuatro, viernes cinco, sábado seis”, así se la pasaban cantando hasta que los amigos se cansaron de oír la misma canción y cuando llegaron al sábado seis ellos dijeron “domingo siete”, fue suficiente para que los campesinos se molestaran y les dieron una paliza.

Así el “domingo siete” tiene un significado que no es nada positivo, si te toca algo que hacer un domingo siete ten la seguridad que algo no funcionará bien, y es lo que pasó el domingo siete de agosto de 2022, en Colombia se agarró del poder el exguerrillero Gustavo Petro, y vaya usted a saber cuándo lo soltará, y ahora sí a sufrir Colombia y a sufrir Ecuador cuando veamos que por la frontera llegarán torrentes de colombianos huyendo del sistema socialista que va a imponer el exintegrante del M19.

Ya comenzó el día de su posesión como gobernante de izquierda a engañar a la gente con el adefesio de tener a su lado la espada de Bolívar y a decir que permanecerá desenvainada hasta que la justicia llegue a todos, ya se puso a llamar al diálogo a los narcoguerrilleros que son los que le promoverán de dinero para todas las aventuras narco socialistas que va a emprender, así comienzan todos estos ineptócratas, ofreciendo llenarlos de “comodidades” a costilla de los que trabajan y pagan impuestos.

Siguiendo el ejemplo del narco asesino Hugo Chávez comenzará a expropiar viviendas, negocios, haciendas, industrias para que los “necesitados” tengan acceso a esos bienes que por “derecho” les corresponde, el típico discurso la ineptocracia socialista. Es lamentable ver como todos los que asaltan el poder con su discurso de “igualdad” tienen antecedentes penales, y Gustavo Petro tiene su historial de negocios truchos y asesino guerrillero.

Todo ese bagaje le pesa a este personaje, ya que con su historial no tendrá la confianza de las fuerzas armadas, comenzará a cambiar personal que se pueda comprar y que entre en el negocio del narco tráfico, no tendrá la confianza de la prensa pues lo primero que hacen los ineptócratas socialistas es censurar a los medios de comunicación, los mercados comenzarán a cuidarse porque confiscarán industrias para que “produzcan con precios justos para el pueblo”.

Ya vivió Gustavo Petro la oposición durante su período de alcalde en el 2012 al 2016; ha aparecido siempre como un batallador, ha despotricado contra la corrupción y las violaciones de los derechos humanos por parte de la política tradicional, pero ahora San Petro es el hombre moderador, es un estadista, un anfitrión de mucha clase y para engañar a todo el mundo es el propulsor de un cambio total que incluya a todos los colombianos, es decir que todos sean iguales en la pobreza y la clase narco política que lo acompañará sea la que tenga el poder y el dinero.

Los ineptócratas socialistas como Petro tienen una astucia para hacer las cosas, así comienzan sus dictaduras teniendo cerca de ellos a personajes de la política tradicional en puestos claves como ministerios y embajadas, que después los despachará; una vez consolidado su poder dictatorial eliminará a todo lo que lo ligue a la justicia, comenzará el asalto al poder arrogándose todos los poderes del estado como los hizo Hugo Chávez y la Bestia 666 Correa.

Vi a nuestro presidente Guillermo Lasso muy contento en el asalto al poder por parte de Gustavo Petro, prepárese para el próximo éxodo de colombianos a nuestro país, así como el que nos llegó con los venezolanos que huían de la dictadura de Nicolás Maburro, ahora será nuestro domingo 7 con la llegada de los colombianos que comenzarán a pedir trabajo e igualdad de derechos que tenemos los ecuatorianos, y serán más los compatriotas que se quedarán sin trabajo.