Economía

Doce acciones de EEUU aún atractivas si el interés de los bonos supera el 3%

Del mismo modo que los opositores dedican años de esfuerzo y reclusión al estudio con el objetivo de obtener un empleo fijo y estable en la Administración pública, algunos inversores prefieren el cobro seguro del cupón de los bonos de deuda a someterse a la incertidumbre de la bolsa. En especial, si la rentabilidad de esa deuda se aproxima al 3%, como sucedió el 19 de abril con el bono estadounidense a 10 años, que alcanzó el 2,94% (algo que no se veía desde finales de 2018).

En un año como el actual, en el que los principales índices de Wall Street registran pérdidas (más del 10% en el caso del S&P 500 y el Nasdaq), los réditos de la deuda resultan mucho más atractivos para los perfiles de inversión moderados y conservadores. Sin embargo, si se observan los dividendos que abonan las compañías cotizadas a título individual, se pueden encontrar sorpresas. Al fin y al cabo, un dividendo que rente más de un 3% anual es una buena oportunidad para quedarse en bolsa o, al menos, planteárselo.

¿Y cuáles son esas acciones con rendimientos que se equiparan a la rentabilidad de los bonos? Pues si se toma como referencia el S&P 500, se seleccionan las empresas de mayor capitalización bursátil -por ejemplo, por encima de los 50.000 millones de euros-, y de ahí se escogen las acciones que reciben una recomendación de comprar (o de mantener, pero cercano a la compra) del consenso de mercado, el resultado son doce valores estadounidenses que ofrecen una retribución notable al accionista. Son: Philip Morris International, Citigroup, Chevron, AbbVie, Morgan Stanley, JP Morgan, Merck & Co., Pfizer, UPS (Clase B), Dominion Energy, Crown Castle International y BlackRock, según datos del consenso de analistas que recoge FactSet a fecha de 26 de abril.
Primavera histórica de dividendos en Europa con retribuciones del 7%

Primavera histórica de dividendos en Europa con retribuciones del 7%

En primer lugar, destaca el productor y comercializador de tabaco Philip Morris International, que cuenta con marcas de cigarrillos tan conocidas como Marlboro. Con un valor en bolsa de 150.000 millones de euros, la firma norteamericana pagó en 2021 un dividendo de 4,9 dólares en cuatro pagos, y se espera que este año abone los 5 dólares después de pagar 1,25 dólares en el primer trimestre de 2022. Así, la rentabilidad por dividendo esperada en el presente ejercicio es de casi el 5%. Además, Philip Morris dedica un porcentaje elevado de sus beneficios al reparto de dividendos: su payout es del 91%, según la previsión de beneficios de 2022.

En segundo lugar, sobresale el dividendo de Citigroup, uno de los grandes bancos de los Estados Unidos. La previsión del consenso de analistas es que sus pagos renten un 4,16% este año, en el que abonará cerca de 2,1 dólares en total (en febrero repartió 0,51 dólares en concepto de primer dividendo de 2022). Su payout es del 31,6%.

A partir de aquí, las otras diez acciones seleccionadas retribuirán al inversor con pagos inferiores al 4%. Entre los mejor situados para atraer al inversor y que este no huya en busca del interés de los bonos, están Chevron, AbbVie y Morgan Stanley, que además reciben un consejo de comprar sus títulos del consenso de mercado. En el caso del productor de petróleo, la rentabilidad del dividendo alcanza el 3,60% en 2022, lo que equivaldría a 5,68 dólares si se atiene a los 1,42 dólares por acción que abonó en el primer trimestre del año y a que ha anunciado la misma cantidad para el mes de junio.

Y también un 3,60% es lo que rentan los pagos de AbbVie, empresa biotecnológica y farmacéutica que surgió como una escisión de Abbott Laboratories. Según las estimaciones, la compañía destinará un 40% de sus beneficios al reparto de dividendos este año -se prevé que pague 5,64 dólares por título-. En febrero abonó 1,41 dólares correspondientes al primer trimestre y el 16 de mayo volverá a ofrecer la misma suma por acción. Desde la creación de la empresa en 2013, la compañía ha aumentado su dividendo en más de un 250%. De hecho, AbbVie forma parte del índice S&P Dividend Aristocrats, que sigue a las empresas que han incrementado su dividendo de forma anual durante al menos 25 años consecutivos.

Por otro lado, en quinto lugar por la rentabilidad de su dividendo está Morgan Stanley, con un 3,53% estimado para el año en curso. El banco estadounidense abonará en torno a 2,9 dólares en 2022. Si en el primer trimestre hizo un pago de 0,70 dólares, ha programado otro para mayo por la misma cantidad. Se trata del pago trimestral más alto desde que hay registros, y que estableció a partir del tercer trimestre de 2021 por la fortaleza del banco en las pruebas de estrés de la Reserva Federal. Asimismo, desde ese momento y hasta junio de este año, la entidad norteamericana planea recomprar hasta 12.000 millones de dólares de sus propias acciones.

Por último, en una horquilla del 3% al 3,38% se sitúa la rentabilidad de JP Morgan, Merck & Co., Pfizer, UPS, Dominion Energy, Crown Castle International y BlackRock.

Retribución superior al 6%

Aunque estos son los dividendos más rentables entre las grandes firmas del S&P 500 que reciben una recomendación de comprar o de mantener cercano a la compra, hay rendimientos superiores al 5% si se amplía la búsqueda a las compañías con un valor en bolsa sobre los 20.000 millones de euros que reciben también un consejo de mantener alto, incluso cercano a vender en algunos casos.

Según las previsiones de 2022, el dividendo más rentable (un 7,57%) es el de Coterra Energy, una empresa de EEUU que se dedica a la exploración de hidrocarburos. El año pasado retribuyó al accionista con 1,12 dólares entre cuatro pagos regulares y dos especiales. Ya en marzo de este año abonó 0,56 dólares, su dividendo trimestral más alto hasta la fecha, y la previsión de Bloomberg apunta a que pagará 0,60 dólares por acción con cargo al segundo trimestre.

Y a ese 7,57% que rentan los dividendos, habría que añadir el programa de recompra de acciones que la compañía tiene en marcha por valor de 1.300 millones de dólares que ofrece a los inversores una rentabilidad adicional del 5,9% del capital. De este modo, entre ambas retribuciones el inversor podría obtener un rédito del 13,5%.

Fuente: Revista El Economista