Economía

Distribuidores de combustibles aseguran que están en un punto crítico

El margen de comercialización no se ha revisado en más de 19 años y -dicen- casi la mitad de lo que generan se va en pagar transporte. Además, les cobran IVA por partida doble.

Este 25 de abril de 2022, distribuidores de combustibles de varias partes del país realizaron un plantón frente al palacio de Carondelet, en el centro de Quito. Ese plantón es un llamado de atención porque -aseguran- el Gobierno no toma en cuenta los crecientes problemas en la comercialización de combustibles.

Esos problemas inician con un margen de ganancia que no se ha revisado en más de 19 años, a pesar de que las gasolinas y el diésel han aumentado su precio. En la administración de Lenín Moreno, se les reconoció un aumento de $0,05 en el margen de comercialización de cada galón, pero la medida nunca se ejecutó

Oswaldo Erazo, secretario ejecutivo de la Cámara Nacional de Distribuidores de derivados del Petróleo (Camddepe), explicó que, en octubre 2019, la gasolina subió a 2,26, pero ahora está a 2,55; lo mismo ocurre con el diésel que pasó de $1 a $1.90.

“No se reconoce absolutamente nada a las estaciones de servicio. Todos los incrementos de precios han sido en beneficio exclusivo del Gobierno. Más bien se han perjudicado porque tienen que comprar un combustible cada vez más caro”, puntualizó.

Actualmente, en teoría, existe un “margen de ganancia” de $0,13 en el diésel y de $0,15 en cada galón de la gasolina extra; pero debe repartirse entre transporte, comercialización y distribución. Solo en transporte se va casi la mitad.

“Hay estaciones de servicio que están cerca de un terminal de despacho, y por eso pagan un valor más bajo de transporte; pero hay otras que están lejos y deben pagar hasta siete veces más. Sin embargo, las dos están obligadas a comercializar los combustibles al mismo precio y con el mismo margen. Si el Gobierno quiere seguir vendiendo a escala nacional al mismo precio barato, entonces debe hacerse cargo del transporte”, dijo Erazo.

Un tercer problema, de acuerdo con Aníbal Merino, administrador de una estación de servicio, es que cuando se compra el combustible para despachar ya se paga IVA por adelantado, pero cuando se comienza a comercializar, las instituciones del Estado retienen el 100% de IVA. En otras palabras, se retiene impuestos que ya se pagaron.

Tras el plantó, tres representantes del sector de los distribuidores iniciaron una reunión en Carondelet con asesores del presidente. Esto es considerado un paso adelante porque las anteriores reuniones y mesas técnicas se dieron con funcionarios sin ningún poder de decisión.

“Ya están cerrando algunas estaciones de servicio. Hay estaciones de servicio en Riobamba, Manta, entre otras zonas, que ya no operan por problemas financieros. Cierto es que hay nuevas estaciones de servicio, pero los estudios de mercado que hacen no están bien hechos.; y luego son las primeras que reclaman el incremento del margen”, concluyó Erazo.

Según los distribuidores, el Gobierno está solo enfocado en su política de aumentar la producción diaria de barriles de crudo, pero se olvida de todo lo demás relacionado con transporte, almacenamiento, pero sobre todo la comercialización de combustibles. (JS)

DATO.- Actualmente existen 1.158 estaciones de servicio a nivel nacional, las cuales están administradas por 17 comercializadoras distintas

 

Diario La Hora