Ciencia

Disputa entre The New York Times y Amazon sobre la veracidad de un artículo

El exportavoz de la Casa Blanca aduce que si los reporteros hubiesen comprobado los datos, la historia que publicaron habría sido “mucho menos sensacionalista” y “más equilibrada”.

SAN FRANCISCO. El director ejecutivo del diario The New York Times, Dean Baquet, defendió hoy un artículo crítico sobre Amazon publicado recientemente por el periódico, después de que la firma de comercio electrónico asegurase que el artículo es tendencioso y contiene “errores”.

En el artículo publicado en agosto, el diario describe una empresa con una cultura abrasiva en la que empleados con cáncer, abortos involuntarios y otras crisis personales sufrieron evaluaciones laborales injustas o a los que se arrinconó en lugar de darles tiempo para recuperarse y ajustarse a un ritmo de trabajo intenso.

El artículo habla de una empresa innovadora que presta enorme atención al cliente pero retrata también una compañía en la que se anima a los empleados a “destrozar” las ideas de sus compañeros en las reuniones de trabajo, y asegura que es común que los trabajadores reciban correos pasada la medianoche, seguidos de mensajes de texto preguntándoles por qué no los contestaron.

“Cuando existen dos versiones de una historia, el lector merece conocer ambas. ¿Por qué decidió el Times no seguir una práctica común?”, aseguró hoy en un artículo publicado en la web Medium (www.medium.com) Jay Carney, vicepresidente de Asuntos Corporativos Globales de Amazon y exportavoz de la Casa Blanca.

Carney sostiene que la propia “editora pública” del periódico, una especie de defensor del lector que responde a preguntas y comentarios de los lectores sobre artículos publicados por el diario, ha cuestionado el tono del artículo.

El vicepresidente recuerda, en ese sentido, que tras la publicación de la historia sobre Amazon en agosto, la citada editora, Margaret Sullivan, escribió que “el artículo se alimentó más de generalizaciones y anécdotas que de pruebas irrefutables. Dado que el resultado es tan condenatorio, y se presenta con tanto drama, no parece que eso sea suficiente”.

El exportavoz de la Casa Blanca aduce que si los reporteros hubiesen comprobado los datos, la historia que publicaron habría sido “mucho menos sensacionalista” y “más equilibrada”.

“Puede que no hubiese merecido aparecer en la portada (del diario), pero se habría acercado más a la realidad”, dice Carney.

El ejecutivo sostiene, por ejemplo, que una cita que se atribuye a Bo Olson, en el que este dice haber visto llorar en sus escritorios a “prácticamente todas” las personas con las que trabajó, sienta el tono del artículo pero elude información importante.

“Esto es lo que la historia no dice sobre el señor Olson: ‘su breve paso por Amazon acabó después de que una investigación concluyese que había intentado defraudar a los vendedores y lo ocultase mediante la falsificación de archivos empresariales'”, aseguró Carney, quien menciona “imprecisiones” con otros empleados mencionados en el artículo del diario.

Dean Baquet, director ejecutivo del periódico neoyorquino, salió en defensa del trabajo de sus periodistas tan solo unas horas después de que Carney publicase su alegato crítico.

“Quiero reiterar mi respaldo a la historia sobre la cultura en Amazon”, escribió Baquet en Medium.

“En tu texto (en Medium), así como en recientes intercambios de correos electrónicos conmigo, cuestionas la afirmación del artículo de que muchos empleados consideran que Amazon es un lugar duro para trabajar”, señala Baquet.

El directivo del diario añade que los reporteros hablaron “con más de 100” empleados actuales y exempleados de Amazon en distintos niveles y divisiones en un proceso que duró “meses”.

“Muchos, incluidos los que tú citas, hablaron de cómo admiran las ambiciones de Amazon y su urgencia, aunque también describieron aspectos del ambiente laboral como preocupantes”, dijo Baquet, quien aseguró que fueron muchos los que plantearon preocupaciones similares.

Subrayó que muchos de los comentarios, tras la publicación del artículo, apuntan en la misma dirección.

Insistió, por lo demás, en que Olson dice que nunca fue acusado de comportamiento fraudulento o de falsificar documentos, ni tampoco ha admitido nunca haber hecho algo así.

Baquet hizo hincapié en que “no hay duda” de que se trata de un “retrato verídico” de la cultura en Amazon.

El gigante del comercio electrónico, con sede en Seattle (estado de Washington, EE.UU.) tiene 180.000 empleados. (Efe/ La Nación)