Internacional

Directores de cámaras comerciales de Latinoamérica y el Caribe renuevan su optimismo sobre el mercado chino

Por Andrés Osorio, Chen Yao y Jiang Xue

  BEIJING,  (Xinhua) — Participantes latinoamericanos en la 16ª Cumbre Empresarial China-Latinoamérica y el Caribe (LAC) saludaron las oportunidades que ofrece el encuentro, así como los beneficios de la sexta Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés) y las buenas perspectivas que para la economía internacional sigue representando el mercado chino.

  La 16ª Cumbre Empresarial China-Latinoamérica y el Caribe (LAC), se celebró los días dos y tres de noviembre, y por primera ocasión en Beijing, mientras la CIIE, con sede exclusiva en Shanghai, se extenderá entre el 5 y el 10 de noviembre.

  ESCENARIO DE INTERCAMBIOS

  El evento en Beijing convocó a los interesados en fortalecer los vínculos con China y la región asiática, como fue el caso de Bahamas, que por primera vez participó en una China-LAC.

    «El viaje a China es muy largo, de 24 horas, pero merece la pena», dijo el presidente de la Comisión de Comercio de Bahamas, Philip C. Galanis, que subrayó que su país ve «oportunidades para exportar productos del mar». «Nuestros océanos son ricos en muchas especies. También creemos que existen oportunidades en las áreas de energía y agricultura para importar productos de China».

  El presidente del Comité empresarial bilateral México-China, Rafael Valdez Mingramm, dijo a Xinhua que el evento «es una oportunidad para las empresas chinas de conocer, de pasar de entender a Latinoamérica como una región, para entender cada país, cada mercado, y para los latinoamericanos de entender a China y sus provincias».

  Por su parte, el presidente de la Cámara Colombo China, Carlos Ronderos, sostuvo también en una conversación con Xinhua que la cumbre de Beijing sirve «para tener una mejor visión de cuál es el futuro de China en América Latina, qué tipo de inversión quieren hacer los chinos en América Latina, qué tipo de inversión quieren los latinoamericanos que haga China».

  INTERCAMBIOS QUE DAN FRUTOS

  Las cerezas chilenas son un ejemplo de éxito en la arena comercial entre China y los países latinoamericanos y caribeños. El presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (ASOEX), Iván Marambio, destacó en una entrevista por escrito con Xinhua que «China es uno de los mercados más importantes a nivel mundial para las cerezas».

  ASOEX participa en la 16ª cumbre China-LAC y su presidente aseguró que la asociación estableció un primer estimado de 95 millones de cajas (de cinco kilos cada una) para la temporada 2023-2024, cuya cosecha ya se inició en Chile, además, dijo que solo en junio de este año una empresa con sede en Beijing compró cerezas chilenas por valor de 150 millones de dólares.

  Otro país que atestigua que las relaciones entre China y Latinoamérica y el Caribe son de beneficio mutuo es México, que tiene una nutrida participación tanto en la cumbre de Beijing como en la exposición de Shanghai con 30 empresas y oficinas de gobierno y 80 delegados.

  Valdez también estimó que las relaciones comerciales de su país, México, con China van de ida y vuelta en sectores como la agricultura, las energías renovables y los servicios, con la particularidad de que las inversiones han evolucionado desde las industrias primarias hasta las terciarias.

  Citó los casos de empresas chinas como Huawei, «que tiene una base muy importante en México y prácticamente en todo la región», Didi, dos firmas dedicadas a la producción de paneles solares como Jinko y Trina, y el de Envision Energy que con dos parques eólicos en la península de Yucatán hizo una inversión de unos 300 millones de dólares, «la inversión china más grande en renovables».

  En cuanto a las inversiones mexicanas en China citó a la emblemática Bimbo y una lista que completan el grupo Nemak, subsidiaria del grupo Alfa, en el sector automotriz; la minorista Coppel; y los bancos Intercam y Banco Base, entidades financieras «de tamaño mediano que están viendo una oportunidad para ofrecer sus servicios a empresas chinas que empiezan a establecerse en México».

  CHINA COMO MOTOR COMERCIAL

  La vitalidad de la economía china sigue siendo un factor relevante para los inversores latinoamericanos y caribeños, que no pierden de vista cifras positivas como que el comercio exterior de productos agrícolas de China creció un 1,4 por ciento interanual durante los tres primeros trimestres de 2023 hasta alcanzar 251.030 millones de dólares, según datos oficiales.

  El director ejecutivo de la Cámara Comercio Argentina para el Asia y el Pacífico, Martín Lo Coco, resumió en una entrevista con Xinhua la relación de interdependencia que existe entre América Latina y el Caribe con el país asiático diciendo que es una sociedad «asegurada, que cada vez va a ser más grande».

  «China se ha diversificado, se ha tecnificado, ha realmente trabajado muy duro, y ha trabajado muy duro cada vez, y los países latinoamericanos necesitamos cada vez más de China. A su vez los países latinoamericanos tenemos algo que China siempre va a precisar, alimentos, entre otras cosas».

  El colombiano Ronderos a su turno opinó que «las empresas chinas han incrementado su participación en la economía colombiana de manera considerable» y observó que la firma Powerchina obtuvo el contrato para terminar la hidroeléctrica más importante del país, Hidroituango, y que firmas chinas trabajan en otros frentes clave de la infraestructura como el metro de Bogotá.

  Valdez, de México, ponderó que «China es uno de los mercados de consumo más grandes del mundo con una clase media que crece, que busca consumir productos que no solo se fabrican en China sino en el mundo, el paladar chino ya busca un café sofisticado de Colombia o un vino francés, un tequila mexicano».

  El delegado de Bahamas, Galanis, dijo que «que existen enormes oportunidades para beneficiarse de la diversa y fuerte economía de China. Las perspectivas son fenomenales».

  CONTINÚA BRILLO DE LA CIIE

  La sexta CIIE de Shanghai es esperada con expectativa por los representantes latinoamericanos y caribeños, teniendo en cuenta que es la primera en celebrarse después de la pandemia de COVID-19.

  El argentino Lo Coco declaró que «la CIIE es una feria atípica, distinta. Todos los países crean sus ferias para vender sus productos, China tiene la grandeza de crear una feria para que el mundo le venga a vender a ella, es algo realmente novedoso, todos los países del mundo participan de esa feria, que es gigantesca».

  Ronderos, de Colombia, explicó que desde su país perciben «buenas señales como el protocolo de la autorización de la carne de res al mercado chino». «Esperamos que suceda lo mismo con la carne de cerdo, de manera que se están abriendo las puertas del mercado chino para las empresas colombianas», acentuó.

  El también argentino Federico López Brusau, cónsul comercial del Consulado General de Argentina en Shanghai informó que su país tendrá 47 expositores, tres pabellones, el principal, el de nuevas tecnologías y uno institucional, en donde esperan 150 expositores y autoridades estatales.

  Entre  los expositores argentinos, el Consorcio de Bodegas de Altura y Del Sur Leathers han participado en las seis ediciones de manera consecutiva.

  En el caso de Bahamas, Galanis señaló que este año será el primero de Bahamas como participante en la CIIE. Aunque no tiene pabellón, cinco empresas van a asistir a una serie de actividades en busca de oportunidades de exportar a China.

 

 

 Spanish.xinhuanet.com (news.cn)