Actualidad

Director de la Penitenciaría del Litoral fue removido de su cargo

Los enfrentamientos a disparos y las detonaciones registradas entre la tarde y noche del miércoles 2 de febrero del 2022 derivaron en la remoción del cargo del director del Centro de Privación de Libertad Guayas No. 1, también conocido como Penitenciaría del Litoral en Guayaquil.

El Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) informó que en ese cargo se dan constantes cambios ante la crisis que existe en el recinto carcelario más violento del país, en donde se dieron más de 250 asesinatos en el 2021.

El SNAI no ahondó en detalles sobre los motivos para retirar del cargo al funcionario. Los grupos tácticos de la Policía controlaron el nuevo enfrentamiento armado entre miembros de pabellones, informó el Servicio. La entidad de Gobierno asegura que el hecho no dejó muertos ni heridos.

La mañana de este jueves 3 de febrero del 2022 en el centro carcelario ubicado en el kilómetro 17 de la vía a Daule, al norte de Guayaquil, la calma regresó a los exteriores de la Penitenciaría. Sobre las 08:30 se reanudó el ingreso de visitas familiares y de abogados en medio del resguardo de las Fuerzas Armadas.

“Hemos dado un paso más en la salida de la crisis carcelaria. Hemos logrado tener cero bajas (durante los disturbios), pero el problema sigue latente”, dijo el gobernador del Guayas, Pablo Arosemena.

Las Fuerzas Armadas mantienen desde el pasado 15 de noviembre del 2021 vigilancia en el perímetro interior de la Penitenciaría del Litoral, alrededor de los pabellones, lo que ha reducido la periodicidad de los hechos violentos.

Los enfrentamientos del miércoles 2 de febrero responderían a disputas entre las bandas de los pabellones 2, 3, 9 y 12, según información extraoficial. Los familiares de los internos en los exteriores del centro carcelario no se explican cómo ingresan armas, municiones y explosivos en plena militarización de la cárcel.

En el operativo de control y registro, realizado luego de los disturbios por unidades tácticas de la Policía, se decomisaron dos pistolas, dos artefactos explosivos, 474 municiones, abundantes herramientas de construcción, así como cuchillos y objetos cortopunzantes

 

 

EL COMERCIO