Internacional

Diputados chavistas rechazan la “injusta y arbitraria” detención de Lula

El ex gobernante fue el principal blanco en una operación realizada por la Policía Federal en el marco del proceso por los desvíos en la petrolera estatal por más de 2.000 millones de dólares.

CARACAS. Los diputados de la coalición oficialista venezolana Gran Polo Patriótico (GPP) rechazaron la “injusta y arbitraria” detención del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

“El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva fue detenido arbitrariamente por la Policía Federal brasileña, a raíz de las acusaciones infundadas que fueran hechas en su contra por una supuesta red de corrupción en la petrolera estatal Petrobras”, señala el texto.

La bancada chavista pidió a la justicia de Brasil respetar los derechos humanos y las garantías constitucionales que le deban ser otorgadas y señaló que el presidente Lula ha manifestado públicamente su disposición a colaborar con todas las investigaciones “para llegar al fondo de este asunto”.

Calificaron la detención como un “show mediático” y una “ofensiva neocolonial e imperial” que sería orquestada por el poder económico de Brasil.

Más temprano, el jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, se solidarizó con Lula y consideró su detención un “ataque miserable”.

“Lula el Camino ha sido largo y no han podido contigo, de este ataque miserable saldrás más fuerte, Venezuela te Abraza”, escribió Maduro en su cuenta de Twitter.

El expresidente brasileño (3003-2010) fue, durante su mandato, aliado del fallecido jefe de Estado venezolano Hugo Chávez (1999-2013) y cercano a la llamada “revolución bolivariana” que hoy encabeza Maduro.

Lula da Silva abandonó hace horas la comisaría de la Policía Federal a la que fue conducido hoy a declarar, tras un interrogatorio que se prolongó por más de tres horas ante los responsables por la investigación del escándalo de corrupción en la estatal Petrobras.

El ex gobernante fue el principal blanco en una operación realizada por la Policía Federal en el marco del proceso por los desvíos en la petrolera estatal por más de 2.000 millones de dólares.

Además de conducir al político a una comisaría para prestar declaración, la Policía allanó varias residencias del exmandatario, incluyendo el Instituto Lula, de sus familiares y de algunos allegados. (Efe/ La Nación)