Economía

Dinero electrónico: Entrará en tercera fase

Se prevé que dinero electrónico se masifique en unos años, según el funcionario, no existe el afán en hacerlo inmediato y por ello no es obligatorio.

QUITO. La tercera fase del dinero electrónico se iniciará en el segundo semestre de este año, con la posibilidad de pagar con dinero móvil los servicios públicos, obligaciones tributarias, giros, giros nacionales, recepción de remesas internacionales, y, otros. Mateo Villalba gerente general del Banco Central del Ecuador (BCE), hizo este anuncio en la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional.

Este proyecto arrancó el año pasado con la apertura de cuentas. Luego se puso en marcha la segunda etapa que fue realizar transacciones a través del teléfono celular, previa consignación en dólares. Aquí, las cargas de dinero en el celular, descargas del celular a dólares físico, compras en establecimientos, envío de dinero de persona a persona y consulta de saldos y movimientos son algunas de las transacciones que realizan.

Para obtener una cuenta se debe llamar al *153# en un teléfono móvil con cualquier operadora móvil (CNT, Claro y Movistar). La apertura no tiene costo. Una vez dentro del sistema se puede, luego de aceptar los términos y condiciones, registrar el celular y el número de cédula.

Este proceso exige, además, que el usuario responda preguntas de confirmación. Estas tienen que ver con datos personales de los usuarios, los cuales se validan en línea con información del Registro Civil y del Consejo Nacional Electoral.

En cuanto al uso del dinero electrónico, el gerente del BCE manifestó que ningún ciudadano está obligado a usar el dinero electrónico, porque se basa en un sistema de confianza. A propósito de este valor, Jorge Calderón, de la Federación de Taxistas del Ecuador, sostuvo que su gremio firmó un acuerdo para utilizar este servicio, porque les representa varios beneficios, entre ellos, la seguridad y la facilidad de usar fracciones de dólar. Ratificó el compromiso de avanzar en este proyecto para contribuir con el desarrollo de la modernidad, la tecnología y los buenos servicios.

En su afán de convalidar sobre la seguridad que representa emplear el sistema, Villalba explicó que el mismo está diseñado para operar en dolarización y que además tiene una base legal y económica fuerte. Sobre la primera dijo que está respaldado mediante tres cuerpos legales: el Código Orgánico Monetario, la Resolución 05 del Código de la Junta de Política y Regulación Monetaria y la Resolución Administrativa 122, que, entre otras medidas, garantizan la cobertura en activos líquidos en el 100%.

Sobre la garantía económica el funcionario explicó que el BCE tiene una reserva solvente, que hasta el 31 de mayo de este año ascendió a $ 4 mil 567 millones e hizo una relación con lo que se dispone en todo el sistema financiero nacional, que suma $2 mil 910 millones, para señalar que existe suficiente dinero que respalda el sistema, puesto hasta la actualidad existe 39 mil 884 cuentas abiertas y en cinco años se espera llegar a cinco millones, lo que implicaría un movimiento de $80 millones.

Por otra parte, Villalba comentó que el objetivo de este sistema es potenciar la inclusión. Entre los beneficios destacó su aporte a la economía popular y solidaria con la reducción en los costos de transacción, acceso a los servicios financieros y transparencia en los mercados; permite a los ciudadanos abrir voluntariamente una cuenta de dinero electrónico sin importar su condición social y económica (no se requiere de papeles ni de una cierta cantidad de dinero).

El proceso también democratiza el circuito de pagos al incluir al 40% de la población económicamente activa que no tiene una cuenta en una entidad financiera y, por otra parte, beneficia al sector empresarial, reduciendo costos de operación: recaudación, pérdidas en gestión de efectivo, flujo de caja y mejor manejo de inventarios. (DO/Asamblea Nacional)