Internacional

Dinamarca prolonga un mes los controles fronterizos con Alemania

El Gobierno liberal danés ha endurecido su política de asilo desde agosto con varias reformas, la última una polémica propuesta para confiscar dinero y objetos de valor a los solicitantes de asilo

COPENHAGUE. El Gobierno danés anunció hoy que prolongará un mes más los controles fronterizos con Alemania introducidos a principios de año para frenar la llegada de solicitantes de asilo a este país escandinavo.

Copenhague justificó la medida, que estará vigente al menos hasta el 3 de abril, porque la cifra de refugiados que viajan a Europa sigue siendo “muy alta” y por el riesgo de que se acumulen en este país nórdico los que quieren continuar viaje hacia el norte, debido a las medidas establecidas por Suecia.

La entrada en vigor el pasado 4 de enero de una ley sueca que obliga a las empresas transportistas que viajan por tierra y mar desde Dinamarca a ese país a aceptar solo a pasajeros con documentos de identidad fue la que provocó la introducción de controles fronterizos por Copenhague.

“Mientras la frontera con Suecia esté cerrada de facto para solicitantes de asilo sin papeles de identidad hay riesgo de que grandes grupos de migrantes se acumulen en Dinamarca al no poder viajar a Suecia. Por eso prolongamos los controles un mes más”, dijo en un comunicado la ministra danesa de Integración, Inger Støjberg.

Suecia restableció además en noviembre pasado los controles fronterizos, una medida que ha ido renovando y que prolongará también un mes más, según anunció anoche el ministro de Inmigración sueco, Morgan Johansson.

Otros países como Alemania, Noruega o Austria también han recurrido a la cláusula especial del reglamento de libre movilidad de Schengen en caso de amenaza a la seguridad interna para restaurar los controles fronterizos.

El Gobierno liberal danés ha endurecido su política de asilo desde agosto con varias reformas, la última una polémica propuesta para confiscar dinero y objetos de valor a los solicitantes de asilo para costear su estancia y limitar la reagrupación familiar.

Dinamarca recibió en 2015 a 21.000 peticionarios, un tercio más que en 2014, aunque una cifra inferior a la del resto de países escandinavos, sobre todo Suecia, que con 163.000 solicitantes presentó la más alta de la Unión Europea (UE) per cápita. (EFE/La Nación)