Internacional

Dimite la ministra de defensa de Japón por el escándalo de ocultación de datos

Tomomi Inada, figura cercana al primer ministro Shinzo Abe, dice sentirse «responsable» del escándalo pese a que un comité interino determinó que ella no jugó ningún papel en el caso

ESPAÑA. La ministra de Defensa de Japón, Tomomi Inada, dimitió el viernes de su cargo salpicada por un escándalo de ocultación de datos sobre la misión de las tropas japonesas en Sudán del Sur, informó la agencia Kyodo.

El primer ministro, Shinzo Abe, ha aceptado su renuncia y pondrá al frente de esta cartera al titular de Exteriores, Fumio Kishida, hasta el próximo 3 de agosto, cuando el jefe de Gobierno tiene previsto anunciar una reforma de su Gabinete para atajar su aguda caída de popularidad.

Inada, considerada una figura muy cercana a Abe por su visión conservadora, ha comunicado que ha decidido dimitir por sentirse «responsable» del escándalo pese a que un comité interino determinó que ella no jugó ningún papel en el caso.

Escándalo de ocultación de datos

La vida política de Inada ha estado marcada por una serie de escándalos, el más reciente la supuesta ocultación de datos sobre la participación de las tropas japonesas en la misión de paz de la ONU en Sudán del Sur y la compleja situación de seguridad que afrontaron allí hasta su retirada en mayo.

Los registros están datados desde el verano pasado, cuando se recrudeció la guerra civil en el país africano y el contingente nipón integrado en la misión de paz de la ONU fue entonces autorizado a emplear las armas bajo determinadas condiciones.

Este cambio supuso la primera vez en que las tropas niponas podían recurrir a las armas en una misión exterior, en virtud del paquete legislativo sobre Defensa impulsado el año pasado por el Gobierno y cuya aprobación podría haberse visto comprometida por los datos ocultados.

Dicha reforma destinada a aumentar el peso internacional de las fuerzas niponas supuso la modificación más importante en materia militar en Japón desde el final de la II Guerra Mundial, y dividió a la sociedad nipona puesto que para muchos japoneses la medida vulneraba el carácter pacifista de la Constitución nacional.

El Ministerio de Defensa está llevando a cabo una investigación interna sobre el asunto y tiene previsto presentar sus conclusiones el viernes, momento en el que Inada presentaría su dimisión al primer ministro Abe, según la fuente. (ABC/LA NACIÓN)