Opinión

Diferencias entre Noboa Azín y Lasso Mendoza…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil.

Muchos tienden equivocadamente a poner en un mismo saco, a personas por el simple hecho de tener dinero, participar en temas políticos y/o sociales…

Pero en el caso del expresidente y del actual presidente, existen diferencias marcadamente diferentes, y que son desde el punto de vista de la ética y del liderazgo, factores muy importantes a tener en cuenta, para diferenciar al farsante, del que verdaderamente quiere servir, y de otros que quieren servirse y aprovechar cualquier escenario sea por codicia, vanidad, y hasta por capricho…

Partiendo del simple hecho que el uno nació en una familia con todos los recursos, comodidades y privilegios, el otro nace en un hogar cuyos padres fueron personas de modestos ingresos, muchos hermanos, que dicho por boca del mismo personaje, apenas tenía de joven, para el bus, le decían «patachín» porque muchas veces tenía que trasladarse de un sitio al otro, a pata término utilizado entre jóvenes…

El uno tuvo las mejores universidades para estudiar y adquirir conocimientos y experiencia, el otro apenas graduado comenzó su carrera a lograr a cómo dé lugar, fortuna y prestigio.

En el caso del presidente, su padre con toda seguridad fue un ejemplo a seguir y un constante apoyo en el mundo empresarial y político, el ex fueron sus cuñados quienes lo apoyaron, para surgir en el mundo financiero, y muchos de sus éxitos los obtuvo en diferentes gobiernos donde participó como miembro de la Junta Monetaria, Gobernador, Ministro, etcétera.

Para el ex haber negociado los CDR, fue una fuente de enriquecimiento todavía no auditado, pero seguramente un factor determinante para su riqueza, para el actual presidente, una dura experiencia conocida a través de las declaraciones de las víctimas del feriado bancario y de la dolarización…

Ambos han llegado a la presidencia por el voto popular, la diferencia es que el ex llegó luego de tres intentos y en el ocaso de su vida política y haciendo ofrecimientos que nunca cumplió, el actual llega por primera vez, en el ascenso de su carrera política lo que seguramente significará una larga carrera política por muchos años más, el ex ni siquiera para contarle cuentos a sus nietos…

El presidente ha demostrado ser un líder que escucha y toma decisiones, el ex no escuchaba, era necio, y demasiado torpe para tomar decisiones oportunas, y que favorezcan a los ciudadanos en general…

Seguramente con la fortuna que tiene a cómo dé lugar, podrá vivir cómodamente el resto de sus días, pero los temores y cargo de conciencia, por no haber sido un hombre de honor, leal, honesto, con compromiso y carácter, tendrá terribles pesadillas y lo perseguirá una enorme soledad…

El actual presidente, seguramente aprenderá de los errores de su antecesor, seguirá adquiriendo conocimientos y acumulará experiencias, para no cometer torpezas, favorecer a amigos y familiares, piñizcar en los contratos públicos, garantizar bienestar, seguridad y empleos, con estoicismo, fuerza y compromiso.

Como veis amigos no todos quienes dicen tener dinero y son famosos son iguales, más aún ahora en que está de moda tener vínculos con narcotraficantes, estar vinculados a actos de corrupción, enriquecerse ilícitamente para luego sacar el pecho y el vientre… bajo el membrete de empresarios, testaferros, lavadores, etcétera…

Daniel Noboa Azín tiene todos los elementos en sus manos para ser un líder por muchas décadas con la ayuda de Dios, y de un equipo que no le falle, actúe con ética, eficiencia y eficacia…

Lo demás es cuento y de cuenteros, que se autodenominan ahora maestros, y dictan conferencia en Florida…

Semper Fi.