Opinión

14 de abril 2024

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

Este día no puede ser borrado de nuestras mentes, porqué el mundo ha estado al borde como en 1961, del inicio de una tercera guerra mundial, y es muy probable que la respuesta Israelí, del ataque de Irán sobre su territorio, con ataques de drones y mísiles, esté por ejecutarse como lo ha anunciado el líder Benjamín Netanyahu.

Del mismo modo Hezbolla y otras agrupaciones terroristas del medio oriente, han lanzado ataques a posiciones militares de US, causando la muerte de tres militares estadunidenses, algunos heridos, poniendo en alerta máxima sus posiciones, bases, equipo de guerra, y a todo el sistema de inteligencia de occidente.

Debo confesar, que el ataque masivo de Irán parece contaría con el apoyo por lo menos de Rusia y otras naciones de medio oriente, entre ellas Iraq, Afganistán, Siria, Líbano, Venezuela y posiblemente China, frente al bloque de la OTAN, U.K. Canadá, Australia, y éste no se hubiera dado, si Irán no tuviese bajo su manga algún artefacto nuclear, lo que sería demasiado peligroso e inestable para todo el mundo.

Bueno era lógico que Irán reaccione frente al ataque de la sede diplomática de Irán en Damasco, y así se lo había hecho saber a Israel, del mismo modo Rusia anuncia que si US hace algún movimiento apoyando militarmente a Israel, los obligaría a ingresar en otro frente en contra de US y está vez no sólo contra Ucrania sino contra la OTAN, es decir Europa.

En estos momentos Irán ha declarado que ha puesto fin a la respuesta militar, por el ataque de Israel a la sede diplomática en Siria, pero conociendo a los líderes Israelíes, este ataque podría ser el pretexto para que sus Fuerzas de Defensa, efectúen un ataque quirúrgico sobre las instalaciones que ellos consideren, como una amenaza por los deseos de Irán de desarrollar artefactos nucleares…

Mi miedo y lo confieso, es que Putin, le haya suministrado o le pueda suministrar, esos misiles o vectores nucleares, a los Iraníes, lo que allí si, estuviésemos al borde de una conflagración nuclear.

Ni la ONU o ningún organismo internacional, tienen la fuerza como para obligar a los líderes, que hoy hacen demostraciones de exceso de testosterona, a detenerse y pensar en el enorme riesgo en que nos encontramos, por lo que no tienen derecho de jugar con nuestras vidas y con la de todo el planeta tierra.

Por los hechos, es muy probable y esto no es producto de la ciencia ficción, que los extraterrestres actúen para evitar que los locos terrícolas, terminen por destruir el planeta azul de la galaxia y del universo.

Dios tiene que enviar una señal hoy mismo, advirtiendo, que nadie tiene el derecho de jugar con nuestras vidas, amenazar la paz y poner en riesgo a todas las civilizaciones y a la naturaleza, por sus caprichos y vendettas.

Oremos entre todos, para que no nos despertemos entre terremotos, atmósfera con radiación, y con la extinción total de cualquier vida.

Semper Fi.