Economía

Diez metas económicas para medir el éxito de la gestión económica hasta 2025

Para lograr esta meta el Gobierno debe cumplir con ofertas de campaña, como eliminar el 2% del impuesto a la renta a microempresas.

La alta popularidad del presidente, Guillermo Lasso, se basa, todavía, en un alto porcentaje de esperanza y expectativa sobre cómo podrá reactivar la economía. El 8 de septiembre de 2021, el ministro de Economía, Simón Cueva, anunció que se llegó a un acuerdo para mantener el programa y financiamiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ese acuerdo delimita las principales metas de los próximos 4 años y su aplicación definirá si la alta popularidad del Primer Mandatario se confirma con una gestión exitosa.

Eso se podrá medir si se analiza cómo llegaría el Ecuador a 2025 con resultados realistas en términos económicos.

La ciudadanía está esperando más empleo y la recuperación de los niveles de ingresos y calidad de vida. Esto, de acuerdo con Samantha Merino, economista, solo se logrará si el Gobierno cumple el ofrecimiento de campaña de implementar un plan de shock para impulsar la inversión y el consumo.

Crecer al 5%

Según un análisis del Instituto de Economía de la Universidad San Francisco, el principal objetivo debe ser llegar a 2025 con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 5% anual.

Históricamente, el país no ha crecido a más del 3%, en el mejor de los casos. Por lo que, para acreditar una gestión exitosa, la economía debe pasar de generar $98.800 millones, en 2020, a $126.000 millones, en 2025. Con eso, el ingreso por ecuatoriano podrá subir de $5.600 a $6.800 al año. Al final, solo así se lograrán mejores condiciones de vida y de empleo.

42% de ecuatorianos con empleo adecuado

Actualmente, 2,6 millones de personas tienen empleo adecuado, lo que representa un poco más del 30% de la Población Económicamente Activa (PEA). En 2025, una meta realista sería que ese porcentaje escale hasta el 42%.

El mejor registro de ecuatorianos con trabajo formal (al menos $400 al mes y todos los beneficios de ley) se obtuvo en 2014, cuando se sumaron 3,5 millones en esa condición.

La mira del Gobierno de Lasso debe ser igualar y superar ese nivel. Eso representa cumplir la oferta de campaña de generar 1 millón de empleos de calidad en cuatro años. Sin embargo, Ecuador se quedaría todavía con alrededor de 4 millones de ciudadanos en la informalidad.

3% anual de reducción de la pobreza

La pandemia incrementó la pobreza en más del 8%. Tres de cada diez ecuatorianos viven con menos de $85 mensuales. Para revertir esta situación, se debe lograr que los actuales niveles se reduzcan a un ritmo de 3% anual.

“Sólo así, se podría reducir la pobreza un 12% en 4 años, llegando a un 20%, equiparando al mejor dato en la historia del Ecuador, que fue del 21,5% de pobreza en diciembre de 2017”, asegura el Instituto de Economía de la Universidad San Francisco.

En el caso de la pobreza extrema, la meta sería ir del 14,7% al 7%. Un factor muy importante para lograrlo es cumplir con la depuración y actualización del registro social, mejorar la calidad del gasto en bonos y ayudas, y a traer inversión.

Menos desnutrición infantil

En el largo plazo, para tener una economía con crecimiento se necesita combatir el 25% de desnutrición infantil en los niños menores de 5 años. Una meta realista para los próximos 4 años sería reducir esa desnutrición a un ritmo del 2,5% anual.

Con eso, se llegaría a 2025 con un porcentaje del 15%, lo que representaría un avance enorme, pero no una solución completa al problema. El Gobierno quiere destinar un porcentaje de las ganancias excedentes de la explotación petrolera a alimentar mejor a los más pequeños. Esos recursos, más préstamos de organismos multilaterales pueden ayudar con ese objetivo.

Mejor clima para hacer negocios

Un factor importante para generar más empleo es que Ecuador se vuelva un mejor lugar para hacer negocios. Se deben eliminar impuestos como el 2% a la renta de los microempresarios, depurar la tramitología y ampliar el acceso al crédito. Con eso, el país podría mejorar hasta un punto anual, que es lo que han hecho otras economías, tan sólo haciendo pocas reformas cada año.

Eso llevaría de una puntuación de 57,7 a 61,7, lo que situaría al país en el puesto 100 del listado para hacer negocios, hasta 2025. Sería una mejora comparable a la de Guatemala, que pasó de estar en el puesto 118, en 2007, al puesto 73, en  2015.

70% de las exportaciones bajo tratados comerciales

A pesar de ser una economía pequeña, actualmente solo el 46% de los productos de exportación están bajo el paraguas de algún tratado comercial. La generación de empleo también pasa por una  mayor apertura. El país tiene en carpeta firmar nuevos acuerdos con mercados como China, México, Alianza del Pacífico, Rusia, Guatemala, Panamá, entre otros.

En 2025, se debería llegar a tener más del 70% de la oferta exportable con ingreso libre de aranceles en los mercados más importantes del mundo.

Menos de 400 puntos de riesgo país

Ecuador no se convertirá en un verdadero destino de inversiones si mantienen niveles altos de riesgo país, que encarecen el crédito interno y externo. Actualmente, el nivel está en 805 puntos, lo que es más del doble de los vecinos de Colombia y Perú

Con una gestión responsable, con el pago de las deudas y tras la renegociación del acuerdo con el FMI, el Gobierno de Lasso podría llegar a los 350 puntos en 2025, de acuerdo con el Instituto de Economía de la Universidad San Francisco.

Menos Estado

El sector público representa el 38% de la economía ecuatoriana. Eso es insostenible y está en la raíz de los problemas de déficit fiscal. El acuerdo con el FMI incluye metas de reducción de gasto por al menos $4.000 millones.

“Una reducción del tamaño del Estado como proporción de la economía, que no es necesariamente sólo que se reduzca el Estado, sino que este reoriente sus recursos a lo más prioritario”, acota el Instituto de Economía de la Universidad San Francisco.

En ese contexto, la meta sería ir haciendo recortes hasta cerrar 2025 con un sector público equivalente al 32% del PIB.

Apuntar al superávit fiscal

Actualmente, al Gobierno le faltan alrededor de $400 millones al mes para cubrir todo el gasto público. Por eso, en 2020 se cerró con un déficit fiscal de $6.200 millones y, para este año, se espera un poco más de $5.000 millones.

Si se cumple el plan de reducción de recortes, y se logra un crecimiento que impulse la economía, se podría apuntar no solo al déficit cero en 2025, sino a un superávit del 1%.

Ese superávit no solo ayudaría a ir bajando sustancialmente la deuda pública, sino a ir acumulando ahorros para las épocas de crisis.

Menos corrupción y más eficiencia

En octubre de 2018, Diario La Hora publicó que la corrupción de los últimos años le había costado al Ecuador al menos $70.000 millones, es decir, más del saldo de toda la deuda pública acumulada.

El presidente Lasso se refirió a la misma cifra la semana pasada, cuando anunció la creación de un nuevo organismo de lucha contra la corrupción.

El despilfarro y los malos manejos en el sector público es un enorme problema económico para el país. Por eso, hasta 2025, se debe apuntar a depurar la contratación pública, fortalecer la independencia de la justicia, entre otros, para pasar del puesto 92 al 60 en el ranking mundial de corrupción. (JS)

 

LA HORA

Diez metas económicas para medir el éxito de la gestión económica hasta 2025 (lahora.com.ec)