Opinión

Diálogo y acción…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

No encuentro palabras para calificar este triste episodio que viven los mandatarios recién posesionados.

Además de remplazar al presidente temporal o definitivamente, este le asignará otras funciones que le son privativas mediante delegación, art 149 CE…que muy bien podría la vicepresidente no aceptar por carecer de idoneidad, alegar cualquier otra circunstancia o excusas…

El decreto 27 publicado por el presidente Noboa Azín, ahonda las diferencias, profundiza cualquier malentendido, lo que seguramente acabará en una solicitud de inconstitucionalidad ante la Corte Constitucional, quién deberá de manera urgente poner fin a cualquier diferendo de interpretación.

Lo cierto es que mantener un enorme presupuesto y una nómina excesiva de funcionarios y empleados, sin tarea específica, en un momento en que la austeridad debe ser la regla y el ejemplo en toda la administración pública, tiene bastante sentido común, lo que también podría significar por otra parte, que la quieren prácticamente cercar y cortarle las alas a doña Verónica Abad, en sus claras intenciones de convertir a la vicepresidencia en su cuartel de guerra para su proyecto político con miras al 2025…

Este impasse, por supuesto preocupa urbi et orbi, y no puede ser que cualquier malentendido, esté por encima de la imagen que ambos mandatarios nos deben dar, como ejemplo de ese nuevo modelo de gestión y administración que se habló en el discurso de posesión.

Daniel y Verónica deben dialogar y sentarse deponiendo cualquier situación, que ponga en peligro el proyecto político, la democracia y el esfuerzo por luchar contra la CORRUPCIÓN, desempleo, inseguridad, etcétera…

Entregarle el control de los Centros penitenciarios Sr presidente Noboa Azín, sería una tarea muy importante que la Sra. vicepresidente ocupará toda su atención para brindarnos a todos los ecuatorianos, la seguridad, que desde allí el crimen organizado no actuará con total impunidad, y qué estará sometido a la autoridad y a las políticas que, como Estado, tiene el Gobierno Nacional.

Semper Fi.