Opinión

DESQUITE NO ES VENGANZA

Antonio Aguirre
antonioxaguirre@gmail.com

Como se usaba en la década Correista, en su primera versión, y como la mafia acostumbra, estaríamos regresando a la práctica de la ley del Talión, de ojo por ojo, diente por diente.

La versión actualizada viene en la segunda etapa del Correísmo y el encargado de ejecutarla es nada y nada menos que un sacerdote revolucionario preparado para provocar el caos nacional.

Pepito de los palotes Tuárez amenaza solemnemente con bombos y platillos  al puro estilo de su patrocinador que tiene el <compromiso> de investigar los INA PAPERS. Sería interesante que comunique a quién, dónde y cuándo se comprometió a investigar los INA PAPERS.

Está enviando un mensaje tan claro que el Presidente Moreno debe haberlo entendido, que se resume en que si me atacan, te ataco, tengan la seguridad, que ésta arremetida del sacerdote rebelde es una táctica preparada de antemano posiblemente  por el indeseable ausente que añora su época de dictador corrupto.

La Asamblea no es confiable y más que todo lenta, se mueve a un  ritmo más pausado que el  acostumbrado por la burocracia del poder ejecutivo, el país sigue esperando la guerra anticorrupción y el despegue económico que no logran encender los motores   provocando que la crisis económica,  el hambre, el tráfico de drogas, la delincuencia  y el desempleo sigan ganando terreno.

El cura Tuárez también se está convirtiendo en cuasi Ministro de Economía y  Finanzas, que  ofrece trabajar de tal forma que los dineros lleguen a los más necesitados, podría ser un buen reemplazo para el Economista Richard Martínez.

Las sumisas ovejunas convertidas en urracas parlanchinas empezarán sus ataques desde la Asamblea,  los mismos no se harán esperar, todo se moverá al ritmo que imponga el Mashi desde la madriguera en la  que se encuentre.