Opinión

Después de cada amor

Ana Clara Amábile

Desde Buenos Aires/Argentina para La Nación de Guayaquil-Ecuador.

 

Así como cuando una racha de buena energía

Toma tu vida de pronto.

Así como cuando aparece un rayo de sol

Para iluminarlo todo, en medio de la noche.

Así como cuando la alegría invade

Justo cuando te caes, hecha triza el alma…

Así como un dolor gobierna tu cuerpo

Y no encuentras remedio para frenarlo.

Así como el paso del tiempo

Te recuerda que no eres inmortal como creías.

Así como el amor se presenta

Y cree que te gobierna por un tiempo.

Así como cuando descubres que estás sola

Para casi todo lo que tienes que vivir.

Así como un adiós desespera, pero luego alivia,

Y abre una nueva puerta.

Así como un cambio de vida se instala melancólico

Y luego se torna imprescindible, lógico, único.

Así como descubro que merezco lo mejor

Y soy la única que puede lograrlo.

Así, completamente estúpida y loca, así…

Es cuando me encuentra desprevenida la vida

Después de cada amor…

¿Cómo es vivir sin un sueño?

¿Cómo se instala la melancolía eternamente y te convertís en un antro que hace mecánico, rutinario e ilógico todo?

Gente robotizada que espera que se acabe el día…pero se les acaba la vida sin hacer lo que les hace bien.

Gente que pospone, que acumula, que no cambia nada.

¿Qué tiene que suceder para que una persona persiga sus sueños sin culpa?

La juventud parece haber aprendido a desprenderse y a manejarse, como los ancianos de hoy dirían: egoísta y descaradamente.

Pero estas nuevas generaciones parecen poder vivir sin culpa, ni prejuicios antiguos, dejando atrás o sanando problemas, conflictos de linaje, porque éstos pertenecen al pasado y a ancestros que tuvieron ya su propia vida. Se verá si ellos pueden descubrir lo que les gusta hacer para dedicarle tiempo de trabajo, que es el más prolongado, fuerte y posibilitador del sustento.

Pienso que, sobre todo, a los adultos de 50 años en adelante se nos hace muy difícil hacerlo, alentadoramente tenemos herramientas que nos ayudan a comprender y sanarlo si logramos atrevernos, si logramos descubrirlo.

Aún hay muchas personas que no quieren asomar a estas posibilidades, corren el riesgo de no poder solos y cometer siempre los mismos errores, sentir ese vacío existencial, ese sentimiento de insatisfacción, ese miedo a no poder permanecer solo con su soledad.

Qué hermoso saber darse cuenta de lo que se necesita, de lo que nos gusta, lo que nos hace bien…si no lo hacemos con uno mismo, ¿quién mejor?

Nadie mejor que uno mismo, por eso conocernos y escucharnos nos hace querernos y darnos justo lo que necesitamos, en el momento que lo necesitamos.

Y entonces ahora, qué bello es ver a un NIÑO-ADOLESCENTE descubriendo lo que más le gusta, entrenando para su sueño y trabajando en su sueño…SIN MANDATOS, SIN CULPAS, SIN VIOLENCIA.