Opinión

Desorden criminal

Orlando Amores Terán/Quito

 

No es declaratoria de «estado de excepción» lo que requiere el Ecuador, sino declaratoria de guerra al terrorismo, por el desorden criminal que ha instaurado a través de la violencia indiscriminada y la coerción a la población civil, mediante procedimientos extorsivos.

Todo lo cual comporta una grave amenaza híbrida, cuyo enemigo interno es plurinacional, nacional y extranjero, actúa vinculado al narcoterrorismo internacional, infligiendo actos de terror que van desde el secuestro, la extorsión, el asesinato, el vandalismo, el sabotaje y la masacre.

La actividad terrorista ha provocado 7,000 muertos en los últimos 24 meses y pérdidas económicas por 1,800 millones de dólares.

¿Cuándo va a advertir el inepto e indolente régimen, la gravedad de la amenaza híbrida contra la seguridad nacional, y actuar en consecuencia, empleando todo el poder letal del Estado, para neutralizarla.