Economía

Desmantelan grupo que desviaba recursos de la brasileña Petrobras desde 1997

SBM actúa como contratista para empresas petroleras y ofrece servicios como el alquiler de plataformas de explotación.

RÍO DE JANEIRO. La Policía brasileña informó hoy que desmanteló un grupo que desviaba recursos de Petrobras desde 1997, unos siete años antes de que comenzara a operar la red acusada de haber desviado 2.000 millones de dólares de la petrolera y que protagoniza uno de los mayores escándalos de corrupción de Brasil.

Agentes de la Policía Federal brasileña cumplieron este jueves cuatro órdenes de arresto y cinco de allanamiento en residencias en las ciudades de Río de Janeiro, Angra dos Reis y Curitiba de personas vinculadas a Petroserv, una empresa del ramo de la prospección del petróleo, que es acusada de desviar recursos de contratos con Petrobras, según un comunicado del organismo.

Esta empresa fue intermediaria en contratos firmados desde 1997, de los que se desviaron recursos para el pago de sobornos a funcionarios de la petrolera estatal, de acuerdo con el comunicado de la Policía Federal.

El grupo desmantelado mediante la llamada operación Sangre Nuevo operaba desde mucho antes que comenzaran los desvíos descubiertos en el último año y que han salpicado a una veintena de grandes empresas y a medio centenar de políticos.

Esta última organización, blanco de la llamada operación Lava Jato, desvió entre 2004 y 2014 cerca de 2.000 millones de dólares de contratos de Petrobras que fueron distribuidos entre funcionarios de la estatal y los políticos y partidos que apoyaban las corruptelas.

Las empresas acusadas, entre ellas las principales constructoras del país y cuyos ejecutivos están presos, inflaban los valores de los contratos y repartían los excedentes entre los diferentes miembros de la organización.

De acuerdo con la Policía Federal, las personas arrestadas hoy, pese a que son responsables de desvíos registrados mucho antes de los investigados en la operación Lava Jato, también están vinculados a la organización acusada de las mayores corruptelas.

Incluso, dos de las órdenes de detención fueron expedidas contra exdirectivos de Petrobras que ya están detenidos en la ciudad de Curitiba en el marco de la operación Lava Jato.

Los miembros del grupo desmantelado hoy serán procesados por los delitos de evasión fiscal, evasión de divisas, desvío de recursos públicos y lavado de dinero, entre otros, de acuerdo con el comunicado de la Policía Federal.

Según investigadores que participaron en la operación de este jueves, la empresa acusada de los desvíos actuaba como intermediaria de la holandesa SBM, una contratista que ya confesó ante la justicia de Holanda haber pagado sobornos para adjudicarse contratos con Petrobras.

SBM actúa como contratista para empresas petroleras y ofrece servicios como el alquiler de plataformas de explotación.

Los investigadores aseguran que Petroserv recibía como comisión ilegal entre el 3 % y el 5 % de cada contrato con Petrobras y enviaba parte de los recursos al exterior para pagar los sobornos. (Efe/ La Nación)