Opinión

DESIDERATA.

 Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

El mundo atraviesa una terrible convulsión. Nos embarga por doquier la violencia, las enfermedades, el hambre, las drogas, la degeneración, angustias y mucha incertidumbre.

Los grandes líderes de naciones poderosas gastan cientos de miles de millones de dólares y euros, en conflictos que alimentan a los chavales de las guerras, mientras miles de seres humanos inocentes, pierden sus vidas, sus hogares, son mutilados y marcados con el sello del resentimiento, el odio y la venganza…

Aquellos que levantan su voz, para exigir conciencia y responsabilidad ante tanta infamia y crímenes, son silenciados y marcados como enemigos de la democracia, los valores de la libertad y la justicia, cuando ellos son los que tienen esclavizados y de rodillas al mundo y a la humanidad…

¿Cuándo habrá algún viento renovador, que provoque un verdadero cambio y reine la cordura, la equidad, y la paz? ojalá viva para poder ser testigo de ese momento, me estoy volviendo viejo y cada vez más, me doy cuenta de que nada me llevaré al más allá, salvo estás letras que seguramente el viento se las llevará y otro seguirá mi posta.

Semper Fi.