Ciencia

Desesparados, el juego hecho por 14 desempleados para salir del paro

Desesparados es un juego para dispositivos iOS y Android, que surgió de la mano de un grupo de desempleados mientras cursaban un curso del INEM de la Comunidad de Madrid sobre Unity y 3D.

ESPAÑA. Asistir a cursos de formación, reciclarse y optar a nuevas ofertas laborales, aprender a gestionar la escasez de ingresos y también el estado de ánimo. Estos son los principales retos a los que se enfrentan mes a mes más de 4 millones de parados en España y también, los 6 protagonistas de Desesparados, un juego para móvil ideado por un grupo de alumnos de un curso de desempleo de la Comunidad de Madrid.

Probablemente Desesparados no se convertirá en un gran «taquillazo» como Angry Birds o Candy Crush. No es juego que destaque especialmente por sus gráficos, como en el caso de Call of Duty o Destiny y, ni tan siquiera persigue la ambición principal de las grandes productoras de juegos: monetizar.

Desesparados es un juego para dispositivos iOS y Android, que surgió de la mano de un grupo de desempleados mientras cursaban un curso del INEM de la Comunidad de Madrid sobre Unity y 3D. ¿Su objetivo entonces? Que sus personajes, al igual que sus creadores (cualificados aunque sin experiencia en desarrollo), consigan superar con éxito «la aventura más difícil de todas: encontrar trabajo».

En este curso de formación, Miguel Montesinos, CEO de Evil Mind Enternaintment, un estudio de videojuegos Indie, planteó a sus alumnos hacer el curso de una forma distinta combinando aprendizaje y desarrollo «práctico» para que comenzasen a meterse en harina en el ciclo completo de la realización de un videojuego: desde su concepción hasta su comercialización.

Esta idea tuvo buena acogida entre ellos ya que consideraban que solo con un curso del paro iba a ser difícil competir en el mercado de los videojuegos con informáticos o personas con un máster especializado. De esto modo, «si sacábamos un producto que nos avalase como desarrolladores iba a ser más beneficioso para nosotros», comenta Arturo Blaco, uno de estos 14 «desesparados» que ha ejercido de líder de diseño en el proyecto.

La elección de la temática también la aportó Montesinos, a quién el tema del paro le pareció original y novedosa, porque no se había tratado antes, aparte de que ellos lo conocían bien. «Rápidamente, el equipo comenzó a aportar y la idea fue tomando forma. Sacamos muchas ideas de joyas indie como ‘Gods will be watching’ o ‘Papers please’ y a las pocas semanas, la idea era tan grande que nos tuvimos que enfocar en filtrar y quedarnos con lo esencial», afirma el profesor.

Esta idea ha sido la que les ha diferenciado del resto y con ella, han conseguido un hueco en ferias tan importantes como la Madrid Games Week. «Es un juego mediático que trata de un tema de actualidad como es el paro, con la gracia de estar desarrollado por desempleados, y que cuenta con una visión de primera mano» explica Blasco preguntado sobre las claves del éxito. Además de actualidad, otro factor que les diferencia, es la forma de acercar este «drama» al público en clave de humor a través de los comentarios realizados por los 6 protagonistas del juego, con mensajes ácidos que se muestran en cartas cada vez que estos personajes comienzan nuevo mes (y nivel) enfrentándose a situaciones difíciles como la precariedad, los desahucios o la emigración a otros países, o con guiños a sucesos políticos como los sobres de Bárcenas, la huída en coche de Esperanza Aguirre o las peripecias del pequeño Nicolás.

Esta aplicación gratuita, desarrollada en apenas 4 meses, se divide en dos partes: La primera, que es el juego en sí y consiste en asignar a estos 6 protagonistas, basados en experiencias personales, ofertas laborales y cursos de formación en función de sus conocimientos y sus aptitudes, y gestionar también su economía, así como su estado de ánimo y, la segunda, y quizás la más importante para ellos, es la que hace referencia al botón «donar». Tranquilos porque, como habíamos comentado al principio, el juego no está monetizado ni permite publicidad ni ningún sistema de pago: cuenta con un botón de donar que lo que hace es llevar a los usuarios a los curriculums de las 14 personas que han participado en el proyecto así como a sus páginas de LinkedIn y a sus blogs/páginas personales.

«Lo que se intenta es dar difusión a nuestros perfiles para que cualquier persona que esté interesada, tenga acceso a nuestro CV directamente y de manera gamificada. Igual que se muestran los perfiles de los personajes del juego, se muestran los nuestros», matiza Blasco, quien comenta a su vez que el futuro del juego no son nuevas sagas, sino que tenga toda la difusión y las descargas posibles para que, a la hora de buscar trabajo en ese sector, tengan un producto que les sirva como referencia. (Internet/La Nación)