Opinión

Desechos en las calles de Guayaquil

Eliana Cañizares/Guayaquil

eliana.canizares@casagrande.edu.ec

Guayaquil tiene un grave problema de disposición de desechos domésticos. Los desperdicios se acumulan en las calles de la ciudad, pues los moradores no respetan horarios ni lugares.

Para contextualizar el problema de desecho de basura, es importante que sepamos que no toda la basura se debe desechar de la misma manera. Hay materiales como vidrio, cartón, plástico, y residuos orgánicos, que deben ser separados para darle a ciertos artículos un nuevo propósito. Sin embargo, en Ecuador no se acostumbra a reciclar, y de los 4 millones de toneladas de basura que se producen en el país anualmente, muy poco se puede reutilizar.

Los ciudadanos no están capacitados para separar los materiales en distintos contenedores, y tampoco se provee de estos contenedores para su propósito. Por esta razón, en la mayoría de los hogares la única solución para desprenderse de la basura es juntarla toda en una gran bolsa de plástico y desecharla en el hueco en la calle más cercano, contribuyendo al desorden, a los malos olores y a la mala higiene del lugar.

Debido a la problemática urbana del incorrecto desecho de basura en las calles y las incomodidades que esto acarrea, las comunidades y barrios se han unido para evitar que algunos moradores sigan arrojando su basura sin importar la hora y el lugar. Este tipo de iniciativas son las que promueven el reciclaje, el desecho responsable y ciudades sostenibles. Aún así, algunos sectores todavía no se acogen a estas propuestas.

Estamos lejos de ser una ciudad limpia y ordenada, pero no tiene por qué ser así. Se puede empezar desde el hogar, primero reciclando, y luego asegurándose de que la basura llegue al contenedor correcto