Tecnociencia

Descubre el misterio de Kawah Ijen, el volcán que expulsa lava azul: ¿cuál es el motivo?

Al atardecer, el Kawah Ijen, un estratovolcán activo ubicado a 40 kilómetros de Banyuwangi, revela su espectáculo más mágico y deslumbrante.

Indonesia se erige como uno de los destinos más atractivos de Asia para quienes buscan experiencias en entornos naturales indómitos, paisajes exóticos y aventuras inigualables. Con un archipiélago que supera las 17.000 islas, de las cuales 8.000 están deshabitadas, y un crisol cultural donde se hablan más de 300 lenguas, la nación ofrece un panorama diverso e irresistible para los viajeros. Este atractivo se intensifica aún más al considerar la presencia de un volcán único que expulsa “lava” de color azul.

¿Por qué el Kawah Ijen expulsa lava azul?

El Kawah Ijen atrae a turistas y fotógrafos de todo el mundo gracias a su singular característica. La apariencia azul de su lava no se debe a su color real, sino a una reacción química. Esta ocurre cuando los gases sulfúricos emitidos por el volcán entran en contacto con el aire a temperaturas que superan los 500 ºC, generando así su distintivo brillo azul.

Cuando la lava emerge y entra en contacto con el oxígeno, los gases de ácido sulfúrico reaccionan, lo cual provoca la percepción de lava de color azul. Es importante destacar que este espectáculo visual únicamente se puede apreciar durante la noche. Durante el día, el color de la lava se presenta similar al de otros volcanes.

Se trata del volcán Kawah Ijen, situado al este de la isla de Java, un lugar especial y único en todo el planeta. Foto: EP

Se trata del volcán Kawah Ijen, situado al este de la isla de Java, un lugar especial y único en todo el planeta. Foto: EP

¿Cuál es el misterio de las llamaradas del Kawah Ijen azules en la noche?

Al atardecer, el Kawah Ijen, un estratovolcán activo ubicado a 40 kilómetros de Banyuwangi, revela su espectáculo más mágico y deslumbrante. Durante las horas diurnas, es posible apreciar la lava incandescente de color rojo que emana este coloso de 2.386 metros de altura, similar a la observada en la erupción del volcán de La Palma (Canarias, España) en 2021.

No obstante, es bajo el manto nocturno cuando se desvelan los ríos de lava de tonalidades azul-violeta que serpentean el paisaje volcánico, transformándolo en una escena digna de otro mundo. Este fenómeno nos recuerda los colores fosforescentes, que permanecen apagados bajo la luz solar, pero resplandecen intensamente en la oscuridad.

¿Cómo es la vida de los mineros en Kawah Ijen?

El azufre extraído del Kawah Ijen, reconocido por su alta pureza y considerado uno de los mejores del Sudeste Asiático, tiene aplicaciones en la industria química y alimentaria. Los trabajadores encargados de su recolección, conocidos como «mineros del infierno», realizan una labor titánica. A diario, descienden a las entrañas del cráter y atraviesan densas nubes de vapores ácidos para cargar en cestas de bambú hasta 80 kilos de este mineral. Lo extraen directamente del suelo, en un ambiente de extremo riesgo y bajo condiciones laborales que ponen a prueba su resistencia física y mental.

 

Los mineros que extraen azufre del Kawah Ijen ponen en juego su vida diariamente para proveer el sustento de sus familias. Este oficio es considerado uno de los más arriesgados a nivel mundial, debido a la exposición constante a vapores tóxicos y a las adversas condiciones del entorno volcánico en el que trabajan. El lago de ácido sulfúrico presente en el cráter y los gases liberados durante la extracción del azufre plantean serios peligros para su salud. Frente a estos riesgos, los mineros cuentan con escasas medidas de protección, y se limitan a cubrirse la boca con un paño húmedo, lo que apenas mitiga el daño potencial de inhalar sustancias nocivas.

 

Fuente:  LA REPÙBLICA PERÙ