Actualidad

Descontento en conductores por salida de agentes de tránsito

La salida de 300 agentes de tránsito de las avenidas de Guayaquil preocupa a los conductores quienes advierten que el tráfico empeorará con la salida del contingente de agentes.

GUAYAQUIL.- Desde el pasado jueves y de manera progresiva, los vigilantes de tránsito abandonan las principales calles de Guayaquil, ello, luego de que la Ministra de Transporte y Obras Públicas, Paola Carvajal, anunciará que 300 agentes serían reubicados en carreteras cantones Daule, Durán, Milagro, Samborondón y Playas.

La salida de los agentes de la ciudad porteña se dará hasta el día de mañana, situación que genera incertidumbre y preocupación entre las personas que diariamente laboran en las vías o simplemente utilizan su vehículo para trasladarse a sus respectivos lugares de trabajo.

Para José Cedeño Gómez, profesional del volante no es una decisión acertada, más aún, cuando no existe el contingente de autoridades de tránsito listo para reemplazarlo.

“Si no hay personas listas y capacitadas en esa área para reemplazarlos, no deberían dejar descubiertas las calles, y aún más en horas pico que el tráfico se incrementa. Existen calles en las que a cual más quiere pasar y aquí en nuestro medio lastimosamente, se vive la ley del más fuerte”, señaló.

A su vez, acotó que en una ciudad como Guayaquil, donde en ocasiones no existe respeto en las vías, es importante contar con el personal reglador del tránsito.

La ministra, tomó esta decisión debido a los desacuerdos que mantiene el Gobierno con el Municipio de Guayaquil, respecto a las competencias de tránsito. Carvajal reconoció que la medida afectará el control vial, pero señaló que la urbe no quedará desatendida y priorizará los lugares de mayor flujo vehicular para dejar personal en esos sectores.

Pero esto no es algo que aliente a los conductores, que se sienten ya afectados por la medida, en ese sentido un taxista que prefirió reservarse el nombre señaló que en este tipo de decisiones “el pueblo es el más afectado”.

“Podría el gobierno ser un poquito más elástico y dar un plazo más, hasta que ya estén preparados los agentes escogidos por el Municipio”.

Aunque aseguró que la situación que vive en la actualidad la urbe es responsabilidad del Municipio que no cumplió los plazos que le dio en Gobierno para contar con el personal necesario.

“El Gobierno le dio al Municipio, si no me equivoco, dos años para contar con sus agentes pero no lo hizo. Mire Quito, Cuenca, Manabí, Loja ahí encuentra agentes de tránsito puestos por el municipio, solo aquí el señor alcalde no quería poner los vigilantes. Tengo entendido que la Comisión de Tránsito va a quedar solo para las carreteras, nada más”, indicó Cedeño.

El profesional del volante que normalmente trabaja desde las 6:00 advirtió el problema que significará la salida de los agentes. “Si con vigilantes es terrible ahora sin vigilantes, imagínese. En horas pico, ¿cómo salimos de un atolladero?”.

Mientras que Laura García que diariamente circula por la avenida Carlos Julio Arosemena, señaló que la salida de los vigilantes repercutirá en su recorrido habitual. “No me parece lo correcto porque nos afecta a los conductores, pero si ya tomaron la decisión que vamos a hacer” sentenció.

Es importante resaltar que hasta el mes de Agosto un total de mil vigilantes de la CTE seguirán en las calles, culminado ese plazo el cabildo deberá colocar sus agentes civiles en las calles de la urbe porteña. (VBF/La Nación)