Tecnociencia

¿Descontaminar de plomo el agua mediante levadura para cerveza?

Cada año, las fábricas de cerveza generan y desechan miles de toneladas de levadura sobrante. Unos investigadores han ideado una forma de reutilizar esa levadura para absorber el plomo del agua contaminada.

El logro es obra de un equipo integrado, entre otros, por Devashish Gokhale del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y Christos Athanasiou del Instituto Tecnológico de Georgia (Georgia Tech), en Estados Unidos ambas instituciones.

Mediante un proceso denominado biosorción, la levadura puede absorber rápidamente el plomo y otros metales pesados del agua, incluso cuando estos elementos están en concentraciones iniciales tan pequeñas como menos de 1 parte por millón.

En una investigación anterior, ya se comprobó que este proceso puede descontaminar eficazmente el agua con bajas concentraciones de plomo. Sin embargo, quedaba un obstáculo clave, que era cómo eliminar las levaduras del agua después de que absorbieran el plomo.

Los autores del nuevo estudio han demostrado que es factible encapsular la levadura dentro de cápsulas de hidrogel para crear un filtro que retire el plomo del agua. Como las células de levadura están encapsuladas, pueden extraerse fácilmente del agua una vez esta ha quedado limpia. Tras la extracción de la levadura, el agua está lista para ser bebida.

Como se ha demostrado en los últimos experimentos, las cápsulas de hidrogel conteniendo levaduras pueden usarse para retirar plomo del agua, de modo rápido y barato. (Imagen: el equipo de investigación. CC BY-NC-ND 3.0)

Los investigadores prevén que este proceso pueda emplearse para filtrar el agua del grifo en los hogares de zonas con contaminación por plomo, o adaptarse para su uso a gran escala, limpiando grandes cantidades de agua en plantas depuradoras.

Gokhale y sus colegas exponen los detalles técnicos de su nuevo filtro en la revista académica RSC Sustainability, bajo el título «Yeast-laden hydrogel capsules for scalable trace lead removal from water».

Fuente: NCYT