Opinión

Desconfianza….

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Haber convocado el primer día de posesión del nuevo gobierno, al Consejo de Seguridad del Estado para tratar de manera urgente y responsable el tema de la inseguridad, crimen organizado, narcoterrorismo y delincuencia común, seguramente a muchas personas nos abrió un espacio de esperanza y de confianza de que esté gobierno tomaría al toro por los cuernos y se declararía una lucha frontal contra los bandidos y la corrupción sistémica que sufrimos por décadas en el ámbito de la seguridad…

Al menos yo desde la confirmación del nuevo gabinete, tuve serios reparos, dudas, temores, porqué algunos de ellos eran harto conocidos como delincuentes de cuello blanco, blindados con el manto de la impunidad que un indecoroso espíritu de cuerpo, ha protegido a muchos altos jefes tanto de las Fuerzas Armadas como de la Policía Nacional.

Así el panorama, no pasaron ni tres meses, que los que nacieron como dice el dicho: (árbol que nace torcido jamás su cuerpo endereza) fueron despedidos muchos de estos jefazos, pero a la par se incrementaron las masacres en los centros penitenciarios, se duplicaron los crímenes por sicariatos, se duplicó las capturas de drogas (no tanto por las operaciones de investigación y control de las fuerzas del orden, cuánto por los débiles y casi nulos operativos de las Fuerzas Armadas en su misión de blindar las fronteras: terrestre, aérea y marítima del contrabando de drogas y de toda materia ilegal e ilícita…

Desde entonces tres ministros de Defensa, tres de gobierno, tres secretarios de inteligencia, no sé cuántos directores de la SNAI, y ahora se vuelve a crear el ministerio de seguridad como secretaria de seguridad como órgano de coordinación y responsable de dictar políticas de seguridad y de planificación…

Ya en el gobierno de Correa se creo está dependencia que en la práctica en nada contribuyó de manera eficiente y operativa en el ámbito de la seguridad, lo que sí logró y con mucha eficiencia es contribuir en más retórica, procesos, libros blancos, y puro bla bla.., lo que llevó al presidente Moreno prescindir de esta secretaría por considerarla más carga burocrática y sin ninguna utilidad…

Hoy el consejero Ordoñez ha sido designado cómo secretario de seguridad nacional, presumo que al hacerlo la intención del presidente Lasso, es lograr mayor eficiencia y efectividad en la guerra contra las amenazas y conflictos que socavan nuestra paz, orden y seguridad.

Si dividir al ministerio de gobierno en dos no fue suficiente, no creo que crear otra instancia para poder echarse la pelota de quién es la culpa, o quien no actuó con oportunidad, lealtad y profesionalismo, es lo más conveniente, me temo que se podría generar más caos y menos logros que es lo que nosotros el pueblo exigimos ante tanto crimen, violencia, inseguridad y corrupción rampante….

Presidente LASSO mientras no se desconcentre la Policía Nacional, no se integre en un solo Ministerio en el Ministerio de Seguridad y defensa Nacional tanto a policías, fuerzas armadas e inteligencia, dispersar en diferentes instituciones el comando operativo y estratégico del combate a la inseguridad, narcoterrorismo, crimen organizado y delincuencia común, estaremos dando palos de ciegos, y desperdiciando recursos humanos y materiales, pero lo peor: seguirá la delincuencia ganando terreno, contaminando a los miembros de la Fuerza Pública, Jueces, fiscales, políticos, hasta los más altos niveles y funcionarios de las diferentes funciones del Estado.

Me resulta altamente sospechoso que por ejemplo no funcione el Consejo de Seguridad por lo menos una vez cada quince días, para exigir cuentas y los avances de cada sector y ámbito, en esta guerra que debería ser con el agregado de todos los medios, y en una guerra, el alto mando, el estado mayor, jamás descansa, está en estado de alerta permanente y a disposición de los resultados en el territorio y del monitoreo del alcance de los objetivos…pero usted y su equipo en qué onda y decibeles se encuentran? ¿Están conscientes que la situación es de suma gravedad?

Semper Fi.