Ciencia

Desarrolla una hepatitis fulminante tras beber cinco bebidas energéticas diarias durante tres semanas

El paciente, un varón de 50 años, tuvo un daño hepático por los niveles elevados de niacina de los refrescos tipo Red Bull o Monster

ESPAÑA. No bebía alcohol, no fumaba ni tomaba drogas, ni había tenido una intervención médica pero desarrolló una hepatitis misteriosa que le dañó el hígado. La única explicación que se atreven a dar sus médicos es que este paciente contrajo la enfermedad por el excesivo consumo de bebidas energéticas, tipo Red Bull o Monster. En la revista «British Medical Journal» se recoge este misterioso caso de un varón de 50 años, que pese a sus hábitos saludables, bebía cada día entre cuatro y cinco refrescos estimulantes, para soportar su trabajo diario como obrero de la construcción.

Durante tres semanas mantuvo esa ingesta que le llevó a las urgencias de un hospital. Primero, empezó a sentir dolor abdominal, náuseas y vómitos. Después, su piel se volvió amarilla y su orina cambió al color de la coca-cola, momento en el que fue ingresado en el hospital.

Allí, los análisis de sangre revelaron altos niveles de transaminasas que indican daño hepático y signos evidentes de una infección crónica por hepatitis C. La confirmación llegó con una biopsia de hígado que no dejó ninguna duda de que el paciente sufría una hepatitis severa.

Daños por efecto acumulativo

 

Los análisis también mostraron un nivel excesivo de niacina, un tipo de vitamina B presente en estas bebidas estimulantes. Así que el diagnóstico, que se acaba de publicar como un caso médico, apunta a estas bebidas.

El diagnóstico, que se ha publicado como un caso médico, apunta sin duda al consumo de bebidas energizantes. Su ingesta fue de 160-200 miligramos diarios, por debajo del nivel considerado tóxico para el hígado, pero los médicos explican en su artículo que la toxicidad tuvo mayores consecuencias por el efecto acumulativo. Al paciente se le recomendó evitar en el futuro cualquier bebida o compuesto rico en niacina.

Los médicos advierten de que cada botella contiene 40 miligramos de niacina, el 200% de la cantidad diaria recomendada aunque parezcan refrescos inocentes . «A medida que el consumo de estas bebidas se generalizan, la población debe estar advertida de sus potenciales riesgos. Vitaminas como la niacina está presente en cantidades que exceden la recomendación diaria, lo que conduce a un alto riesgo de toxicidad por acumulación», señalan los autores en su artículo. (ABC/La Nación)