Internacional

Desalojan a civiles y destruyen viviendas en la frontera entre Egipto y Gaza

Las familias fueron ayer avisadas de que tenían que abandonar sus hogares y se les dio tiempo a recoger sus enseres, según las fuentes.

EL CAIRO.  Las autoridades egipcias comenzaron a demoler las viviendas situadas a menos de 500 metros de la frontera con Gaza, tras desalojar a sus moradores, para facilitar la lucha contra los extremistas en esta zona de la península del Sinaí.

Un funcionario de la administración local informó a Efe de que un millar de familias tuvieron que abandonar sus hogares y que en esta primera etapa van a ser destruidas unas 800 casas, principalmente en la localidad de Rafah.

Hasta el momento no hay cifras oficiales de afectados y los números varían y una fuente de seguridad señaló, por su parte, que los desalojados eran 130 familias.

Esta medida se produce después de que el pasado viernes un atentado causó la muerte en esta zona a 31 soldados, lo que llevó a las autoridades a decretar el toque de queda y el estado de emergencia en el área.

De algunas de esas viviendas en Rafah salen túneles ilegales que conectan con Gaza y son usados para el contrabando. Las autoridades egipcias, que mantienen un férreo control en esta zona, denuncian que por ellos han entrado también en el Sinaí extremistas que han perpetrado ataques contra el Ejército y la Policía.

En un principio, la reacción fue de enojo pero la mayoría de los habitantes acabaron comprendiendo que se debe a motivos de seguridad, según el funcionario, que subrayó que las autoridades iniciaron hoy los trámites para realojar a los afectados y pagarles una indemnización por la destrucción de sus viviendas.

Esta zona neutral se extenderá entre 12 y 13 kilómetros, desde la costa mediterránea y a lo largo de la frontera que Egipto comparte con Gaza.

Según las fuentes, las próximas dos etapas, para las que todavía no se ha fijado una agenda, tienen el objetivo de ampliar este “área de seguridad” a hasta 1.500 metros de la franja palestina, lo que supondría en la práctica la destrucción de la mayor parte de la población.

Sin embargo, no ha habido ninguna confirmación oficial hasta el momento sobre este extremo.

Fuentes de la Gobernación de provincia Norte del Sinaí, citadas por la agencia oficial egipcia, Mena, indicaron que esta medida se produce en el marco de los esfuerzos de las autoridades para eliminar los focos terroristas y cerrar la frontera a los extremistas.

Esto facilitará a las fuerzas de seguridad su campaña para peinar la zona en busca de radicales y destruir los túneles que conectan el Sinaí con Gaza, que ya han sido antes blanco de las campañas de seguridad.

En un comunicado, el portavoz de la Presidencia egipcia, Alaa Yusef, señaló que el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, está siguiendo la evacuación de los residentes en el norte del Sinaí y destacó la necesidad de darles tiempo para su recolocación en otras zonas.

Al Sisi dio órdenes para compensar financieramente a esos residentes “tan pronto como sea posible” y para garantizar que se preservan todos sus derechos.

Además de justificar la medida para evitar la infiltración de elementos terroristas desde las fronteras y las amenazas a la seguridad nacional, Al Sisi dijo que Egipto “nunca olvidará a su honorable gente del Sinaí, su patriotismo y sus sacrificios por la nación”.

El presidente alertó el sábado del dilema “existencial” que supone el terrorismo para el país y acusó a partes “extranjeras” de estar detrás del ataque. (Efe/La Nación)