Actualidad

Denuncian “linchamiento mediático y presiones” previo a audiencia de vinculación en caso Fernando Alvarado

Marco Bravo es parte de quienes Fiscalía pedirá que sean involucrados en investigación por peculado; él remitió una carta a El Telégrafo para aclarar artículo que, asegura, pretende influir en decisiones judiciales

Según un artículo de diario El Telégrafo, en noviembre de 2013, el extitular de la SECOM, Fernando Alvarado, “designó a Marco Antonio Bravo, hermano de Carlos Bravo (de la empresa Gota Azul Copoazgo S.A., con la cual la Secretaría tuvo contratos), como subsecretario encargado de Medios Institucionales”. Mediante una carta enviada a Fernando Larenas, director de ese medio, Marco Antonio Bravo enfatizó que, cuando fue funcionario público, nunca tuvo participación ni injerencia en la contratación de dicha empresa y aseveró que este artículo “con evidente mala fe, es parte del linchamiento mediático” para influir en la decisión de autoridades judiciales.

En su cuenta en Twitter, a más de la carta enviada a El Telégrafo, publicó una serie de documentos que respaldan la contratación de la empresa Gota Azul, por la Subsecretaría de Promoción y no de Medios Institucionales y expuso: “Respondo por mis actos, acudiré a todos los llamados de la justica, daré la cara, soy periodista y como tal trabajé en el Gobierno de Rafael Correa, eso no me convierte en un corrupto”.

A continuación, exponemos de forma íntegra, la misiva remitida por el exfuncionario:

Con absoluta indignación he revisado el artículo publicado en día de hoy 27 de octubre de 2018 en el diario El Telégrafo, titulado “Subsecretario contrató a su hermano en la Secom”, porque entre otras cosas viola el Art. 22 de la Ley Orgánica de Comunicación vigente sobre el derecho a recibir información de relevancia pública veraz (Todas las personas tienen derecho a que la información de relevancia pública que reciben a través de los medios de comunicación sea verificada, contrastada, precisa y contextualizada). Elementos todos de los cuales el artículo en mención carece. El diario El Telégrafo nunca me llamó para pedir mi versión.

Respecto a la contratación con la empresa Gota Azul de Carlos Bravo, yo como Subsecretario de Medios Institucionales, NUNCA tuve alguna participación ni injerencia en la misma, ya que fue la Subsecretaría de Promoción que estaba a cargo del Subsecretario Andrés Michelena, (actual Secretario General de Comunicación de la Presidencia de la República) la que solicitó la misma a través de los Términos de Referencia elaborados y aprobados por su despacho.

Respecto al contrato de prestación de servicios técnicos de Víctor Hugo Erique Sarango, debo indicar que el pedido de contratación lo realizó el Economista Pablo Yánez el 8 de mayo de 2014, cuando yo ya no trabajaba en SECOM ya que presenté mi renuncia el 5 de mayo y fue aceptada el 7 de mayo de 2014. El 8 de mayo fecha en que se solicita la contratación del señor Erique, yo ya prestaba mis servicios para el Cordicom como delegado de los Gads.

Entonces no existe ningún nexo entre los hermanos Bravo como subtitula el artículo publicado en el diario El Telégrafo.

Por otro lado, en la infografía se menciona que Fiscalía investiga Contratos de los hermanos Bravo con la Secom, al respecto quisiera saber a qué tipos de contratos en los que MARCO ANTONIO BRAVO esté involucrado se refiere porque yo como funcionario público NUNCA he tenido contratos con la Secom. Exijo que se me diga qué tipo de contratos relacionados existen o cuales son los que supuestamente investiga la Fiscalía con relación a mi persona.

Adicionalmente en la misma Infografía se señala que el Subsecretario Nacional de Comunicación fue quien solicitó la contratación del señor Erique. Para su información el único Subsecretario Nacional de Comunicación fue el señor Pablo Yánez quien solicitó la contratación y firmó el contrato con el mencionado ciudadano. El administrador de dicho contrato fue el Subsecretario de Medios Institucionales, Patricio Pacheco quien me subrogó en el cargo. Su nombramiento como administrador del Contrato fue el 21 de mayo de 2014 cuando yo ya no trabajaba en la SECOM.

Este artículo con evidente mala fe a las puertas de la convocatoria a una audiencia de vinculación por presunto peculado del ex Secretario de Comunicación, Fernando Alvarado, es parte del linchamiento mediático que he recibido de algunos medios de comunicación y tiene como objetivo me parece, presionar e influir en la decisión que deban tomar las autoridades judiciales.

De acuerdo a los Artículos 23 y 24 de la Ley Orgánica de Comunicación solicito el derecho a la rectificación y réplica sin perjuicio de interponer las acciones legales que la Constitución y la Ley me amparan, como medida de protección frente a la vulneración de mis derechos y principios constitucionales y legales. Resulta impresentable que sin mediar contrastación alguna de la información se pretenda tergiversar la opinión pública.

Fuentes: Twitter – El Telégrafo

Ecuadorinmediato.com

Nota: Puede revisar el reportaje de diario El Telégrafo aquí: http://bit.ly/2yEyujX