Opinión

DEL BAUL DE LOS RECURDOS BY EDUARDO “EL NEGRO” BOSSANO

Caminando por 9 de Octubre un domingo de aquel entonces.

Eduardo Bossano

elnegrobossano@yahoo.com

¿Cómo están? , como les fue en la semana espero que al 100%, listos para ir a la playa? así que VGTS a preparar el neceser con sus afeites….los ungüentos, el vaso para los dientes, el antisolar H.- 1000, las gotas nasales, las óticas, las aórticas, las pepas para la presión, los sobres de azúcar, las dormilonas y porque no una de color “blue” para animar el fin de semana y mientras preparan el equipaje yo me voy a dar una vuelta por aquel 9 de Octubre de antaño, empezando en la rotonda y terminando mi paseo en el Centenario, espero que me acompañen lo recuerden y lo disfruten.

Empezaba la caminata en el malecón al pie del monumento, donde los niños jugaban en la parte posterior del hemiciclo, jugaban al teléfono, a pesar de los profundos olores a “meado” que despedía el lado  posterior del monumento, era parte de la diversión, diagonal a los próceres se encontraba “Sombreros Barberán” el primer exportador de sombreros de paja toquilla, continuabas caminando por la misma acera y te encontrabas con un edificio lúgubre, con un ir y venir de “marchantes”, era el edificio de uno de los bancos que les hizo “miau” al pueblo ecuatoriano y su nombre “La Previsora”, entre Pichincha y Pedro Carbo no había nada que ver , a más de esas casas señoriales  de madera incorruptible que fueron devoradas por el tiempo, ya en Pedro Carbo y 9 de Octubre daba inicio al movimiento, sobre la acera sur el “Club Fénix” donde se jugaba “Bridge”, frente a este, estaba el “Milko” bar de la Nena Baquerizo, lugar de reunión  del grupo de amigos que hoy, muchos de ellos colaboran con el Alcalde de la ciudad, el “Milko” se incendió, junto al local estaba una sede de un partido político que alguien le hecho un balde con gasolina y prendieron fuego a la casa y de carambola marchó el “Milko”, este se fue luego al barrio del Centenario y le perdí la pista, a cuadra seguida, estaba “El Cementerio de los Elefantes”, esquina donde paraban el grupo de los más viejos de la calle, en muchos casos Padres y abuelos de estas generaciones, te pasabas a la vereda de enfrente  y al llegar a Chile te encontrabas con unos grandes vitrales, donde se exhibían artículos suntuarios  y de línea femenina, eran los almacenes de los Garzozi, si te acercabas al vitral veías al fondo a “Roberto” tirando número sobre unos librotes, en los que debe de haber plasmado lo que hoy es su imperio.

Frente a “Garzozi”, estaba el “Melba” que creo aún existe, se comía unos club sánduches espectaculares y en su vereda paraban otros grupo de abuelos de hoy buenos muchachos todos, te pasabas al frente y te encontrabas con el revistero Oviedo, Los Morlacos Heredia que son joyeros, el peluquero Suku Suku estilista de la época, El Cubano y sus cafés, y para cerrar la cuadra el Bongo soda de Armando Kronfle, sobre la verada de Chimborazo y Escobedo estaba ANETA donde igualmente se ubicaban en la vereda otro grupo de pelafustanes.

Con la tranquilidad que representaba ese Guayaquil, seguías caminando despreocupado disfrutando de un domingo y llegabas a Boyacá donde la movida se ponía más densa, en una de sus esquinas paraba un grupo de viejos guerreros que dirigían el movimiento político de la calle,  frente a estos estaba el “Costa” un bar bohemio de entonces, donde se reunían los faranduleros y chamulladores, se miraban frente e frente “El Flamingo y sus menestras” del Chagra Ramos y unos metros más adelante, estaba el bar del Chino “Chang Pilaló” un personaje oscuro de aquel tiempo, no había más que ver hasta Sta. Elena donde estaban las escuelas de danzas españolas de Janeth Vivar y Vicente Colomer, sobre Sta. Elena los bolódromos. Llegabas al parque del Centenario y en una palma hacías “pipi”  y regresabas caminando por “La Cuerda del Mono”…que disfruten del fin de semana…nos vemos.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.