Internacional

Defensoría colombiana denuncia muerte de tres campesinos por acciones del ELN

Dos civiles fueron secuestrados y dos dirigentes regionales amenazados en acciones que se han registrado en la zona rural de los municipios de Río Iró y Nóvita, donde el ELN viene presionando a las comunidades asentadas en esos territorios.

BOGOTÁ. La Defensoría del Pueblo de Colombia denunció hoy que al menos tres civiles murieron en las últimas semanas al pisar minas antipersona en el departamento del Chocó (oeste), donde hay una fuerte presencia de la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Otros dos civiles fueron secuestrados y dos dirigentes regionales amenazados en acciones que se han registrado en la zona rural de los municipios de Río Iró y Nóvita, «donde el ELN viene presionando a las comunidades asentadas en esos territorios», según un comunicado del organismo defensor.

«Las acciones, ocurridas entre el 4 de noviembre y el pasado 2 de diciembre, han dejado como saldo la muerte de tres civiles, el secuestro de dos personas y amenazas contra dos dirigentes de la región, además de la suspensión de importantes obras de infraestructura para los habitantes de ambas localidades», señaló la Defensoría en un comunicado.

Según la entidad, una de las víctimas mortales fue el ciudadano Luis Orteliano Sánchez, de 36 años de edad, quien perdió una de sus extremidades inferiores al pisar una mina antipersona en cercanías del acueducto de Santa Rita de Iró y murió debido a la falta de atención.

«Ante la imposibilidad de una asistencia oportuna, por cuenta de los controles que ejerce el ELN, campesinos y vecinos se organizaron para acudir en auxilio de la víctima, produciéndose un hecho aún peor, pues en el camino estalló otro artefacto que ocasionó la muerte de los civiles Otoniel Pérez Mosquera y Migdonio Pérez Mosquera», reseña la Defensoría del Pueblo.

En otro incidente en la zona de Río Iró fue secuestrado el trabajador Héctor Euclides Orjuela, contratista de la administración municipal.

Días después fue secuestrado el líder político y comerciante Marino Ibargüen, en momentos en que se desplazaba entre las poblaciones de Nóvita e Itsmina, agregó la Defensoría.

A esa situación se suman las amenazas proferidas a finales de la semana contra el personero municipal de Nóvita, Haydin Valencia Copete y contra el alcalde electo del mismo municipio, Deyler Mosquera.

«Estos lamentables hechos vuelven a sacudir al departamento del Chocó y frente a los cuales la Defensoría del Pueblo llama la atención de las autoridades y reclama explicaciones al ELN», agregó el comunicado. (EFE/La Nación)