Opinión

DEFENSA INFANTIL

Antonio Aguirre
antonioxaguirre@gmail.com

 

La Asambleísta Sofía Espín está prendida como garrapata en su curul utilizando una defensa tonta y poco creíble. Cada día se enreda más con el afán de salvarse, que por actuar como acomedida saldrá jodida, perdiendo su representación y si vivimos en un Estado de pleno derecho, también se debería hacer acreedora de un juicio penal por los delitos cometidos a espaldas de la ley abusando de su condición de Legisladora.

 

No queda la mejor duda que sí entró, aunque sea de incógnita, a tratar de sorprender a la ex agente de inteligencia Diana Falcón sin constar en ningún registro de visitas autorizadas en su entrada al reclusorio, con el único objetivo de hacerla retractar en su declaración en el caso del secuestrado en Colombia de Fernando Balda.

 

La oferta imposible de cumplir incluía, aparte de auspiciarle su defensa, enviarla como asilada política a Bélgica. En su defensa la Asambleísta cuestionada aduce que como no dispone de dinero no pudo habérselo ofrecido, burdo e infantil razonamiento cuando todo el país conoce que ese dinero es de la misma corrupción que sigue pagando la defensa como por ejemplo: los viajes, hospedaje, viáticos y honorarios de la tropa defensora de lo que parece hasta ahora indefendible.

 

Solamente la puede salvar el espíritu de cuerpo Socialista Revolucionario Ciudadano, que sigue al mando de la Legislatura cuando es necesario rescatar a algún coideario en graves problemas como este.

 

 

 

 

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.