Opinión

Defensa del proceso democrático

Fuente:  LA JORNADA/ Bolivia

Siempre hay riesgos que se ciernen sobre procesos democráticos y Bolivia no es la excepción, algunas están ya en conocimiento de organismos del exterior que han expresado preocupación, mientras internamente la polarización se profundiza por el respeto a la voluntad ciudadana, y las dudosas acciones de los organismos encargados de velar por el cumplimiento de la Constitución Política del Estado, y de organizar, administrar y ejecutar los procesos electorales, instituciones que tropiezan en sus labores.

Son varias las denuncias que están en instituciones internacionales y las miradas sobre lo que ocurre en el país son puntuales. Recordemos que la OEA, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y otras instituciones han hecho conocer su preocupación. Inclusive la Unión Europea, mediante el embajador León de la Torre Krais, hizo llegar una carta al Tribunal Supremo Electoral, puntualizando que «según avanza el calendario electoral, quedan pendientes varias decisiones directa o indirectamente ligadas a nuestro proyecto de cooperación…».

La UE recuerda que, junto a otros países miembros, colabora al ente electoral en distintos proyectos. Señala también preocupación por la demora en la ejecución del Sistema de Gestión de Calidad de los Programas Electorales, que cuenta con el financiamiento europeo. Lo cierto es que incumplir compromisos con organismos internacionales y afectar cronogramas tiene que derivar en perjuicios para el país y concretamente para el sostenimiento del proceso democrático. Inclusive se puede afectar la cooperación internacional que, aunque no tiene condiciones políticas, conlleva compromisos para el fortalecimiento democrático, respeto a los derechos humanos, lucha contra la corrupción y otros objetivos internacionalmente compartidos como el apoyo al Órgano Electoral, dirigido principalmente a mejorar la transparencia de los procesos electorales. El programa contempla dos objetivos concretos. Establecer un sistema de certificación de calidad, que se refiere a la revisión, auditorías de los procesos electorales sobre gestión de calidad democrática, y un apoyo a la promoción y difusión de la información ciudadana sobre los cómputos electorales.

El vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Antonio Costas, anticipó que esta semana que se inicia se efectuará una reunión con representantes internacionales en el país, entre ellos la Unión Europea (UE), para hablar sobre sus inquietudes respecto a la organización de los comicios generales de octubre. «Confío en que la reunión que tendremos, estas dudas y su preocupación quedará satisfecha, porque existe el compromiso de cumplir con la agenda», dijo Costas a un canal de televisión.

Por otra parte, la oposición hizo llegar a organismos internacionales una denuncia en la que se hace conocer una serie de presuntas ilegalidades electorales, entre las que se menciona el empadronamiento fraudulento de personas, amenazas contra los candidatos de oposición, promesas de obras a cambio de votos y coacción, entre otras denuncias entregadas a la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE).

En la denuncia advierten que «esos hechos son la antesala para un posible fraude electoral en las elecciones generales del 20 de octubre». Asimismo, solicitan que puedan enviar veedores para constatar esas irregularidades.