Opinión

Declaratoria de emergencia en la Función Judicial…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Se ha convertido más que en una acción drástica para echar los vicios y corruptela que acechan a las instituciones públicas, en una común situación para exigir más recursos, obtener prebendas y confirmar más burocracia, mejores sueldos y por supuesto poder contratar a dedo supuestas obras urgentes, con los contratistas generosos que otorgan regalos, donaciones, coimas, etcétera.

En el ámbito de la Función Judicial, el peor problema que aqueja su mediocre resultado, son los jueces corruptos y sinvergüenzas que, enquistados para favorecer compromisos corporativos y vendettas personales de los Padrinos de la mafia nacional, perjudican para mí a la más importante Función del Estado…

De nada sirven las obras y muchas leyes y garantías en el papel, si quienes las aplican son bucaneros y piratas que con mano extendida reciben el pan del corrupto, inclinando la justicia a quien más oferta.

Santificados por la Corte Constitucional en que ningún juez puede ser separado de su cargo, sin un proceso judicial, aunque haya evidencias de error inexcusable, prevaricato, ningún juez puede ser destituido, a lo mucho gozar de una suspensión con sueldo, lo que equivale a unas vacaciones bien pagadas…

Así las cosas, nunca la Función Judicial podrá servir como el órgano arbitro de la justicia y el derecho, y sus miembros jamás representarán a los mejores hombres y mujeres que garanticen debidos procesos, agilidad en el despacho de las causas, imparcialidad, objetividad, independencia, autonomía, por culpa de una mayoría viciosa y cómplice de la impunidad y altos niveles de inseguridad, caos y violencia….

Poder destituir a jueces corruptos como se descartan las manzanas podridas del cesto, debe ser la verdadera emergencia, como también para todo el sector público, deben ser los más honestos, capaces y buenos servidores, los que permanezcan en cualquier función del Estado, los demás a la cárcel o al basurero para ser reciclados.

Semper Fi.