Actualidad

Declaran en emergencia al hospital más grande del IESS en Guayaquil

El hospital Teodoro Maldonado Carbo, fue declarado en emergencia tras meses de investigación que indican irregularidades en su manejo.

GUAYAQUIL.  Hoy,el Hospital Teodoro Maldonado Carbo, ubicada al sur de la ciudad, fue intervenido y declarado en emergencia por autoridades del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), quienes alegaron que en el lugar existe ineficiencia administrativa e irregularidades en varios ámbitos.

La  casa de salud registra mal manejo en la compra de fármacos y equipos e irregularidades en la contratación de servicios de salud a clínicas privadas.

Así el presidente del Directorio del IESS, Víctor Hugo Villacrés en declaraciones a los medios aseguró: “hemos procedido a remover a las diferentes autoridades y este proceso de remoción ha generado todo el proceso de transformación y reabastecimiento que ha tenido la entidad”, señaló. El proceso de análisis empezó en diciembre 2014.

De la misma manera, dio a conocer que se investigan a médicos del IESS que laboran en clínicas privadas y que presuntamente habrían derivado, de manera irregular, a los afiliados a dichos centros.

“Hoy notificaremos la finalización del convenio con una de las clínicas privadas, donde hemos registrado la mayor facturación por parte de algunos médicos que están trabajando en la institución”, apuntó.

Actualmente, la Fiscalía se encuentra investigando las anomalías encontradas en dicha casa de salud, basadas en las denuncias que se registran, una de ellas, el mal uso de los medicamentos.

“Los medicamentos adquiridos no se registran en el sistema informático de inventarios y entonces, nuestros médicos no pueden revisar que en efecto exista en stock, este es un mal manejo de las bodegas, respecto a lo que ocurre en farmacias”.

Esto muestra una clara irregularidad en manejo de fármacos y custodia de bodega, así el funcionario aseguró que tan pronto tengan los resultados de fiscalía informarán  al respecto.

Con un presupuesto de $178 millones, la casa de salud que ahora está  en declaratoria de emergencia, tiene previsto  comprar  nuevos equipos, darle mantenimiento a su infraestructura y mejorar la calidad de atención a los pacientes. (VBF/La Nación)