Internacional

Decisión del Vaticano sobre palestinos suma presión a debate europeo

Un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí calificó como “decepcionante” la iniciativa e indicó que podría provocar represalias, si bien no especificó de qué tipo.

JERUSALÉN. La decisión del Vaticano de reconocer el Estado de Palestina por primera vez en un tratado generó una dura respuesta de Israel, pero podría dar paso también a un debate más libre en Europa sobre cómo proceder ante el polémico tema.
La Santa Sede habla de Palestina desde 2012, pero el tratado firmado que comprende las actividades de la Iglesia Católica en zonas controladas por la Autoridad Palestina, significa un reconocimiento más formal, algo que los funcionarios del Vaticano esperan que pueda ayudar a mejorar los lazos entre israelíes y palestinos con el tiempo.

Un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí calificó como “decepcionante” la iniciativa e indicó que podría provocar represalias, si bien no especificó de qué tipo.
“Esto no promueve el proceso de paz y un regreso palestino a las negociaciones”, señaló el funcionario. “Israel estudiará el acuerdo y analizará sus próximos pasos en consecuencia”.

El Vaticano, cada vez más proactivo en política exterior con el Papa Francisco, no es el único que reconoce a Palestina.
De los 193 miembros de Naciones Unidas, 135 -casi un 70 por ciento- ya lo hacen, mientras que 160 reconocen a Israel.

El pasado octubre, Suecia se convirtió en el primer gran país europeo que reconoce a Palestina, una decisión que provocó la condena de Israel y tensó las relaciones entre ambos.

La Unión Europea como tal no reconoce a Palestina, y adopta la misma visión de Estados Unidos de que sólo puede surgir un país independiente a través de negociaciones con Israel, y no por un proceso de reconocimiento unilateral.

Pero ahora que las conversaciones entre Israel y los palestinos se suspendieron hace más de un año, y tras la promesa del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el día antes de su reelección, de que no habrá un estado palestino bajo su mandato, los diplomáticos se preguntan qué opciones le quedan.
El año pasado, un ministro de Relaciones Exteriores de la UE de visita en la región preguntó en reuniones a puerta cerrada si no había llegado el momento de abandonar el objetivo de una solución de dos estados -el pilar de las negociaciones de paz desde mediados de los años 70- y estudiar otras alternativas. (Reuters/ La Nación)