Opinión

Deberíamos ser analistas políticos o analistas de Almas.

María Elena Gómez de Reshuan/Guayaquil.

Porque los políticos y los politiqueros, ocupan los cargos públicos, pensando en llenar sus bolsillos, con la inmediatez que el tiempo les permita y no con una mística de trabajo por lograr mejores días, para un país que los elige, para que sirvan al pueblo y no, para que se sirvan del pueblo.

Sumado al hecho, de que aquellos que no han conseguido puestos y no han logrado negocios o prebendas, se complotan para buscarle la quinta pata al gato y buscan con prisa desmedida, un gran marcador, para iniciar la rallada del siglo, que significa esto, que buscan y rebuscan el más mínimo detalle para rallar al gobierno y tratarlo de inepto, desde sus trincheras de confort, donde jamás o muy poco han hecho en beneficio de un Ecuador que necesita que se vea lo bueno, que en apenas SEIS meses, ha realizado un Presidente joven, que podría haber sido uno de nuestros hijos y que por juventud e inexperiencia cometerá errores, olvidándose los ya toros de lidia, que también fueron terneros y que también cometieron muchos y graves errores y que no tienen la capacidad moral de juzgar, porque nadie los ha nombrado jueces.

Jueces que se convirtieron de la noche a la mañana, buscando errores y perdiendo el tiempo, hablando de un pasado que ya no se puede corregir, porque ya pasó y si paso no era una casualidad, era una causalidad y tenía que pasar, porque de los errores se aprende, caso contrario, que alguien me indique que ha sido inmaculado y que no han cometido errores, que les han servido de experiencia y también, les ha servido para pensar y crear algo mejor. Es hora de la unión, de presentar y publicar ideas y soluciones, muchas de las cuales serán tomadas, analizadas y procesadas. Jamás un buen consejo cae mal a nadie, siempre y cuando se haga sin esconder intereses ocultos y monetarios en la mitad del consejo.  No creo que exista nadie, que pueda tirar la primera piedra.  Es hora de la unión y no de la división, por cuatro monedas de oro.  Es hora de pensar que si el país, sale de este narco terrorismo político, el Ecuador tiene potencial, si se dejan de lado, el robo, la traición, la deslealtad, las componendas, las manipulaciones y el ver como se saca la mejor tajada en provecho propio.

Es hora no solo de ser honesto, con el país que nos ha dado todo y que a pesar de ello, no disfrutamos lo que tenemos, sino que vivimos envenenando nuestro entorno, no sólo por la ambición de tener más o menos papel moneda, que a la larga, compra,  sirve y compra la medicina, pero no la salud, ni el tiempo perdido. De ahí que se vuelve incomprensible esa tenacidad y esa continuidad en el ataque, porque no se han conseguido los objetivos personales y la ambición de cubrir necesidades, sin agachar el lomo y ponerse a trabajar, pensando que el dinero es la meta.   Y la pregunta es para que, si pasados los 60 años, están en el juego de la vida con sobretiempo y en el camposanto no hay Banco.

Pensándolo bien y mirando alrededor,  tanto supuesto político interesado en el bienestar de sus bolsillos, pienso que en un futuro no lejano, el mejor negocio será poner un banco en el cementerio y a lo mejor también es un muy buen negocio convertirse en Analista, no político, sino de almas, para que, todo aquel que pase de 60 comenzarlo a instruirlo,  que uno de los mandamientos es servir al prójimo, no al bolsillo, hacerle comprender que debe agradecer lo que tiene, y no lo que desea y que  si no ha llegado a cumplir sus aspiraciones, es porque Dios no se lo ha permitido y no porque no lo mereciera, debido a su esfuerzo, a su  trabajo, sino porque Dios considera que no es su momento, los momentos son los perfectos,  que Dios tiene y su Creador, asumo,  estará pensando, que le falta algo más,  por aprender y de seguro, son nuestros inflados egos y nuestras aspiraciones financieras, que nos ciegan, hasta el límite de la auto destrucción consciente e inconsciente.

En fin, ha sido muy fácil responder esta inquietud y preocupación, de una querida amiga, respecto a SI el Embajador americano tiene Fe en el Ecuador, expresado, en su discurso de despedida, porque nosotros no, preocupación,  que también es la mía y considero la de todo el país, porque nos hemos olvidado, que para que se den las cosas, hay que pedirle a nuestro Creador, a nuestro Padre, a quien deberíamos imitar, somos sus hijos, creados a su imagen y semejanza y tenemos el derecho a la Sabiduría, tenemos el derecho de recibir al Espíritu Santo, pero primero tenemos que dejar de ser cavernícolas con nosotros mismos y con nuestro prójimo.

Y desde ya lamento si no están de acuerdo, no conmigo, poco importa, sino con la realidad de un país, que se lo está empujando al abismo, con ideologías baratas, que no han dado resultados jamás, con intereses personales y con deslealtades realmente impresionantes y todo porque el diablo está suelto, haciendo sus últimos pininos y todos nosotros como grandes admiradores del maligno, amparando y conspirando, con sus malévolos intereses, sin darnos real cuenta, que si el Ecuador se hunde, nos hundimos todos, porque somos meros instrumentos que el maligno utilizará, hasta cuando los necesite para sus protervos y malvados intereses y después los desechara y porque no, los desaparecería. Ya lo hemos visto antes.  Existe la experiencia.  Que no pase en Ecuador lo que pasó siglos atrás, venderse por 30 monedas de oro y después ahorcarse en su propia desgracia y la de su descendencia, que, al parecer, vivir con dinero mal habido, no nos beneficiará, nos destruirá a todos. Seamos más pensantes, no busquemos caminos curvos para llegar a la meta, la línea recta, es la más apropiada. Retomemos todos los valores y comencemos a rectificar, AHORA, estamos a tiempo, la hora ha llegado. Imitemos a Bukele, pidamos a Dios misericordia por tanto y tanto pecado y Sabiduría, para emitir criterios que construyan, no que destruyan.

Porque cada uno expone de otro, lo que le molesta de sí mismo. Cada uno critica del otro, lo que le gustaría ser o estar en ese lugar. Somos seres de luz, creamos vida a base de pensamientos y palabras, si tenemos mentalidad depresiva, negativa y de carencia, eso es lo que vamos a obtener en nuestras vidas. Las palabras tienen poder y regresan de donde salieron, no permitamos que nos golpee inmisericordemente. Demos gracias a Dios, porque somos realmente, MILLONARIOS, tenemos todavía vida. Recordemos que debemos vivir el hoy, no sabemos si habrá un MAÑANA. Entonces HOY, sembramos cosas buenas para mañana, para el PAÍS; quizás tengamos la fortuna de amanecer. DEMOS GRACIAS A DIOS POR ELLO.