Opinión

De Malú: Detalles originales a base de las manos

Una nueva técnica japonesa se emplea en Guayaquil y la dueña de este método es una joven emprendedora que crea productos originales y personalizados.

GUAYAQUIL. Emily Chong- Qui es dueña de la marca De Malú, un emprendimiento enfocado en la creatividad, la fantasía con un método nuevo en el mercado. La idea de emprender este proyecto nació de un hobbie cuando Emily, joven guayaquileña de 29 años, aprendió de forma autodidacta la técnica del crochet o tejido de gancho, que sirve para tejer con hilo o lana y se utiliza una aguja corta y específica.

Con esta novedosa forma de crear muñecos de distintos tamaños y formas inició hace un año su marca llamada De Malú.

Lanas, hilos, botones, lentejuelas, diversas cintas, y demás implementos se mezclan para crear obras de arte llamadas Amigurumis. Es una tendencia japonesa que consiste en tejer pequeños muñecos mediante técnicas de croché o ganchillo, toman forma principalmente de animales como ositos, conejos, gatos o perros.

Emily empezó en su casa regalando los muñequitos para algunos amigos, debido a la gran aceptación que tuvo empleó alrededor de $20 para comprar plumón, lana, cintas, botones, agujas junto con sus herramientas principales, sus manos, empezó su empresa siendo la pionera en el mercado con este método.

“Decidí emprender mi propio negocio al darme cuenta que los muñequitos tenían aceptación, la principal característica de la marca: son productos personalizados” recalcó emprendedora.

El nombre de su marca es algo especial ya que desde muy pequeña su mamá la señora Selenia Amén la llama De Malú, es por esta razón que decidió denominarlo así. Esto es algo que recuerda con mucha alegría.

De Malú ofrece al mercado: llaveros, muñecos, cofres de diferentes tamaños desde 5cm hasta 35cm. Los precios varían entre los $5 hasta los $35 depende del tamaño y los detalles de cada producto.

El tiempo que emplea aproximadamente para tener el muñeco listo es de una hora. Los pedidos se los realiza con 4 días de anticipación, en cualquier parte del Ecuador. Hoy en día ve con satisfacción los frutos obtenidos con su trabajo. “Al principio no fue fácil empezar con algo nuevo, uno tiene que arriesgarse al emprender y ser constante en el trabajo” palabras fundamentales que lleva a diario Emily con su trabajo.

Entre sus planes a corto plazo está crear su página web para que el cliente pueda observar cada una de sus creaciones. Para conocer más sobre la marca De Malú pueden escribir a través de sus redes sociales Instagram: @de_malu y Facebook; De Malu. (AGS/La Nación)