Opinión

De la rectificadora a la recicladora

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

El gobierno del Coronel Lucio Gutiérrez, aquel valeroso oficial que parecía que se iba a la guerra cuando dio el golpe de Estado que derrocó al Presidente Mahuad, parecía un militar de respeto, pero cuando sucumbía su gobierno hizo las declaraciones: “Moriremos en el intento” (de sostener su gobierno), pero se equivocó y debió haber manifestado: “correremos en el intento”.

Este fugaz gobierno de apenas 26 meses fue conocido como la ‘rectificadora’ porque casi a diario rectificaba lo que había hecho el día anterior, rodeándose además de cromos difíciles que ayudaron a precipitar su abandono del poder.

A partir del año 2007 asume el poder el Presidente Rafael Correa en elecciones libres, sin presentar listas para diputados, pero a los pocos meses logra mayoría en el Congreso que la mantiene hasta hoy.

El gobierno a partir de ese momento se convierte en un menestrón político en que intervienen simpatizantes y afiliados a los partidos políticos de los mismos de siempre: Social Cristianos, Demócratas Populares, Izquierdistas Democráticos, Comunistas, Socialistas, algunos simpatizantes del PRE, el PRIAN, Sociedad Patriótica, además de algunos movimientos políticos como: Ruptura, Alianza Bolivariana, Pachakutik, Conaie y otros.

Estos sumado a los infaltables tira piedras, que fueron utilizados para cometer algunos actos de vandalismo a favor del gobierno.

Para darle trabajo a todos sus aliados se crea el sistema de reciclaje político aumentando los ministerios e inventando nuevos funcionarios con rango de ministros que se cambian de puesto de acuerdo a la conveniencia del momento así no estén capacitados para ejercer sus altas funciones, luego cuando ya se cansan los nombran embajadores y el embajador saliente regresa a ocupar cualquier otro ministerio que este vacante, de esa manera la máquina recicladora siempre sigue funcionando.

Pero prohibido olvidar, todos los reciclados deben de tener las siguientes características: mentes lúcidas, manos limpias, corazones ardientes e infinito amor.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.