Opinión

De la libertad a la acción

Por: Yovana Cárdenas Lino

Desde Lima, Perú, para La Nación de Guayaquil, Ecuador.

 

Dios nos creó con libertad, un don esencial que nos permite aceptar o rechazar su oferta de amor. Esta libertad no es solo un privilegio, sino también una responsabilidad. Nos sugiere que participemos activamente en su obra providencial, no como meros espectadores, sino como colaboradores conscientes y comprometidos. En este sentido, la providencia divina no es un destino predeterminado que simplemente observamos, sino una realidad en la que participamos con nuestros pensamientos, voluntades y comportamientos.

Creer en la providencia divina no significa adoptar una postura de pasividad y resignación. Al contrario, es un llamado a la acción. La fe en la providencia nos impulsa a promover el bien, la justicia, la paz y la solidaridad en nuestro mundo. Esta fe activa nos desafía a vivir de acuerdo con la voluntad de Dios, siempre orientada hacia la salvación y la realización plena del ser humano. Cristo nos dio el ejemplo y continúa actuando en nosotros para que podamos llevar a cabo esta misión.

El sufrimiento es una realidad inevitable en nuestra existencia debido a nuestras limitaciones y errores. No seguir el camino del bien, eligiendo en su lugar el mal, es una fuente de dolor. Sin embargo, este sufrimiento no debe hacernos dudar de la bondad de Dios. Más bien, es un recordatorio de nuestra condición humana y la necesidad de seguir el camino de Cristo. A pesar de los desafíos, confiamos en que nuestra vida está incluida en una historia de salvación que culmina en la vida eterna con Dios.

El mundo está marcado por avances científicos y tecnológicos, es crucial recordar que estos logros no garantizan necesariamente el bien definitivo. La verdadera libertad y autonomía humana, tal como la entiende el Dios de la alianza, se realizan en una relación de amor y responsabilidad mutua con Dios. Este Dios no actúa solo, sino que nos compromete en su obra, esperando de nosotros una respuesta activa y amorosa.