Internacional

Darién: Colombia y Panamá niegan que abandonan a migrantes

HRW dijo que ambos países no protegen a las personas migrantes que pasan por la selva en su camino hacia Estados Unidos.

Los gobiernos de Colombia Panamá negaron este viernes (05.04.2024) que desamparen a los miles de personas migrantes que cruzan la inhóspita selva del Darién, fronteriza entre ambos países -como aseguró Human Rights Watch (HRW)- y reclamaron ayuda internacional para atender el fenómeno migratorio.

«El desafío de la migración trasciende a nuestros dos países, es un desafío regional y global y no aceptamos que se diga que hemos abandonado a la población en Darién, porque no es así», dijo en Ciudad de Panamá el canciller encargado de Colombia, Luis Gilberto Murillo. «Colombia y Panamá han hecho un gran esfuerzo», agregó el funcionario en conferencia de prensa con la canciller anfitriona, Janaina Tewaney.

«Tomamos nota del informe, pero también nos gustaría que se reconociera el esfuerzo que ambos países» hacen, afirmó por su parte Tewaney. «Estos organismos que elaboran estos informes deberían ayudarnos también a solicitar mayor apoyo de la comunidad internacional», añadió la funcionaria panameña.

En un informe de 120 páginas divulgado el 3 de abril, HRW sostuvo que Colombia y Panamá no protegen a las personas migrantes que pasan por la selva en su camino hacia Estados Unidos. Además, que ambos gobiernos no investigan «adecuadamente» las denuncias sobre violaciones sexuales y otros abusos que se sufren en la jungla.

Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció un incremento de las violaciones de mujeres en la selva, tras lo que Panamá suspendió en marzo de 2024 las operaciones de esa oenegé en el país por considerar que entorpecía la asistencia a los grupos migrantes.

Por la selva del Darién pasaron más de 520.000 personas en 2023 y otras 110.000 en lo que va de 2024, según cifras oficiales panameñas. Los grupos migrantes irregulares -en su mayoría venezolanos, haitianos, ecuatorianos, colombianos y chinos- se enfrentan al peligro de bandas criminales, de animales salvajes y ríos caudalosos.

Fuente:  DW