Realidades

Danny Rivera homenajea al bolero en un concierto íntimo en el Lincoln Center

Con cinco décadas de carrera a sus espaldas, Rivera destacó que la música latina ha influido en la de Estados Unidos.

NUEVA YORK. Icónicos temas del cancionero latinoamericano llegarán al escenario del Lincoln Center de Nueva York, en la voz del puertorriqueño Danny Rivera, primer concierto dedicado al bolero como parte de la serie American Songbook, que esa institución cultural comenzó en 1999.

Los boleros, esos románticos temas patrimonio de la cultura latina y que también hablan de desamor con la misma pasión, serán los protagonistas de un concierto íntimo en el que Rivera, conocido como la voz nacional de Puerto Rico, se presentará bajo la dirección del virtuoso músico Nelson González.

Temas como “Obsesión”, “De cigarro en cigarro”, “El reloj” y “Ausencia”, incluidos en “Obsesión”, el más reciente disco de Rivera y González, se escucharán este sábado en el Lincoln Center y que esperan abra puertas para presentar en otros escenarios este trabajo de autores latinoamericanos.

Ese álbum, que grabaron en “rescate del bolero” está integrado por once icónicos temas que seducen y que además incluye “Es la costumbre”, “Usted”, “Cristal”, “Campanitas de cristal”, “Allí”, “Franqueza” y “Capullito de Alelí”, que se escucharán el sábado.

“En la medida que sigamos cantando boleros la música se rejuvenece y nos rejuvenecemos todos”, dijo a Efe el artista, que tendrá como invitado al saxofonista Paul Winter en una serie que desde sus inicios ha presentado intérpretes que van desde el country o el rock al jazz o el bluegrass, sin olvidar a Broadway.

“El bolero ya tiene cien años. El bolero impactó en este país y sus grandes músicos cuando sale a través del ‘feeling’ cubano, que es el que hace contacto con el blues y resulta en un bolero de otras dimensiones armónicas”, afirmó el intérprete de “Amada amante”.
De ese encuentro de la música latina con la de EE.UU. “hay influencia de uno al otro, que no se comenta por ego”. “A veces una nación grande como EE.UU piensa que su música nace sola, que es original, que camina sola pero no es así, al igual que ninguna música camina sola sino está influenciada por la clásica”, indicó.

Con esta presentación “daremos una breve muestra de cómo desde el bolero podemos sentir, escuchar y revivir que somos los seres humanos de un mismo barro y de un corazón”, agregó el artista puertorriqueño.

Son muchos los que no olvidan a Nat King Cole en “Quizás, quizás, quizás”, “Ansiedad” y “Aquellos ojos verdes” y algunos de los temas fueron grabados con el pianista, director y arreglista cubano Bebo Valdés y la orquesta La Tropicana. (Efe/ La Nación)