Actualidad

Daniel Noboa reacciona ante el crimen de dos uniformados en Samborondón

El presidente de la República, Daniel Noboa Azin, presidió la inauguración del nuevo Cuartel Intermedio de Milagro, Guayas. Este espacio servirá como alojamiento para los uniformados “encargados de reforzar la seguridad, el orden público en la zona y la lucha contra el crimen”, según lo declarado por el Gobierno Nacional.

Durante un encuentro con policías del cantón Milagro, llevado a cabo la tarde del lunes 15 de abril, el presidente Noboa oficializó la entrega de esta infraestructura, la cual había permanecido abandonada desde el año 2015.

En sus palabras, el presidente expresó un compromiso absoluto con las fuerzas del orden, asegurando condiciones de vida óptimas a través de instalaciones adecuadas y dignas para su alojamiento. “Nuestro compromiso total con las fuerzas del orden incluye garantizar buenas condiciones de vida mediante instalaciones adecuadas y dignas”, señaló.

Además, el presidente lamentó la falta de voluntad y conciencia previa para tratar mejor a la Policía, señalando que muchos de los artefactos necesarios para el funcionamiento de la institución estaban almacenados en la Servicio Nacional de Aduana del Ecuador (Senae), sin ser utilizados.

La entrega de la Escuela Héctor Arregui Chávez como Cuartel Intermedio de Milagro, fue posible gracias a un convenio de cooperación interinstitucional entre el Ministerio del Interior, la Policía Nacional y el Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal San Francisco de Milagro.

El GAD de Milagro se encargó de la adecuación y equipamiento de la infraestructura, cedida por el Ministerio de Educación bajo la modalidad de comodato.

Durante el acto oficial, el mandatario aprovechó la ocasión para abordar el asesinato de dos policías, ocurrido el mismo día de la inauguración del nuevo cuartel, en la ruta hacia la cabecera cantonal de Samborondón, expresando su respaldo a la Policía Nacional.

“Hoy es un día agridulce. Dulce por lo que estamos viendo acá, agrio porque hemos sufrido bajas en la Policía Nacional. Cualquier asesino de fuerzas del orden es considerado objetivo militar”, declaró el mandatario, recordando la disposición del Decreto Ejecutivo 111, emitido el 9 de enero de este año.

Aquel día, Noboa declaró el estado de conflicto armado interno a escala nacional contra grupos del crimen organizado, incluidos 22 identificados por el Gobierno como organizaciones terroristas y actores beligerantes no estatales. Desde que entró en vigor la medida, han sido detenidos más de 18 mil individuos.

“Cualquier acusación que tengan o cualquier condena que tengan por seguir una orden del presidente de la República, serán perdonados o tendrán el perdón presidencial. Yo asumo la máxima responsabilidad de esto como jefe de Estado y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. Eso es importante que sepan y tengan esa tranquilidad”, acotó Noboa.

Además, enfatizó: “No vamos a andar tolerando asesinatos directos a nuestras fuerzas de orden. Si nosotros no podemos proteger a Policía y Fuerzas Armadas, no podemos castigar de la manera más dura al que atente contra ellos, entonces, pues, mi trabajo sería un fracaso, y yo no voy a fracasar en esta guerra y estaré siempre al frente de la Policía y Fuerzas Armadas”.

Por último, destacó: “Con la creatividad y también con el don de gente que tiene nuestro equipo, decidimos con recursos que ya existían darle mayor dignidad a miembros de la Policía”, haciendo referencia nuevamente al nuevo cuartel, ubicada en la av. Cristóbal Colón y Aurelio Mosquera Narváez, del cantón guayasense.

ASESINADOS TRAS UNA EMBOSCADA

La Policía Nacional informó a través de su cuenta X que el incidente al que hizo referencia el presidente Noboa, tuvo lugar mientras los efectivos, pertenecientes al Grupo de Intervención y Rescate (GIR), llevaban a cabo operaciones de inteligencia contra delitos de extorsión en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón).

Según los informes, alrededor de las 11:30 del lunes, los cuatro agentes de inteligencia se desplazaban en un vehículo particular desde Samborondón hacia Guayaquil, cuando fueron interceptados por una decena de individuos cerca del recinto San Gil, antes de llegar a una estación de peaje.

Los atacantes se movilizaban en cuatro vehículos. Incluso usaron un volquete para impedir el paso de los agentes. Durante el ataque, dispararon aproximadamente unas 100 veces y, antes de escapar en un automóvil rojo, detonaron una granada.

Las víctimas mortales fueron identificadas como el cabo segundo Carlos Luis Hidalgo Román y el policía Jordan José Jaime Jaime. Adicionalmente, dos agentes resultaron heridos y fueron trasladados a un hospital. También se reportó el fallecimiento de un civil, cuya identidad no pudo ser establecida debido a la falta de documentos.

Tras el violento suceso, se hallaron dos armas de fuego y al menos 30 casquillos de bala en la escena del crimen,  indicando que se produjo un intenso tiroteo. Hasta el momento, no se ha realizado ningún arresto en relación con la investigación del caso.